Página 11 de 21 PrimerPrimer ... 789101112131415 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 101 al 110 de 208
Like Tree1Me Gusta
Descarga gratis en Voyeur y Amateur. Estas viendo el tema Los mejores Porno relatos en Revistas (No Famosas)
  1. #101
    Master Novato
    La Amenaza Elegante
     
    Avatar de El Chile Enmascarado.
    Fecha de ingreso
    15 may, 06
    Ubicación
    Chalet Suizo
    Mensajes
    1,486
    Temas
    24
    Points
    15,493 (0 Banked)
    Regalos Policia Moderador
Gift received at 02/08/2011, 15:01 from JaNCeK ®
    Awards Gold MemberAncient Member
    Poder de reputación
    68

    Mi hija es actriz porno

    Los 18 años de mi hija dieron un vuelco completo a mi vida, fue el mismo día de su cumpleaños cuando mi vida comenzó a cambiar, aunque yo no lo sabría hasta algún tiempo después.

    Soy Santiago, en aquel momento, hace tan solo un par de años, tenía 38 años, la diferencia de edad con mi hija es tan solo de 20 años, mi mujer, Elena, tiene un año menos que yo, es decir, en aquel momento tenía 37.

    A pesar de que tuvimos a nuestra hija Marta muy jóvenes, no fue un embarazo no deseado, ni limitó nuestras vidas. Elena y yo ya teníamos la vida resuelta para entonces, ambos provenimos de familias con grandes negocios, y ambos somos los únicos descendientes, con lo cual en nuestro patrimonio se encuentran 2 empresas muy rentables. Esa es la principal razón de que todo nos haya ido siempre bien, estudiamos por el simple amor a aprender, viajamos y conocimos mundo culturizándonos y abriendo nuestras mentes. Todo esto hizo que, aún siendo de la llamada clase alta, nuestro círculo de amigos y modo de ver la vida fueran de una línea liberal y adaptable.

    Marta se crió en ese ambiente, lo cual siempre le hizo bien, desde pequeña fue la mejor estudiante, muy deportista y feliz. Daba clases de danza a la vez que aprendía a tocar el saxo, y sin bajar nunca sus calificaciones.

    A sus 18 años Marta se había convertido en toda una belleza. Morena de ojos azules y tez clara, la cara más expresiva y linda que jamás habría podido imaginar. Era el vivo retrato de su madre a esa edad, aunque aún más guapa y esbelta incluso.

    La relación que siempre había existido entre Marta y nosotros era de total confianza, si bien algunas cosas las reservaba más a su madre, por eso de ser mujeres, pero sin problemas podía consultarme a mí llegado el momento.

    La confianza con nosotros era tal que incluso supe que mi hija ya había tenido relaciones el mismo día que perdió su virginidad a los 14 años, claro que esto lo supe por mi mujer.

    Elena y Marta tenían mucha confianza hablando de temas sexuales, yo a pesar de saberlo todo y opinar a veces intentaba mantenerme al margen por lo incómodo de la situación para mí y posiblemente para Marta.

    Tal como era nuestra vida no fue de extrañar que, tres meses después del cumpleaños de Marta, esta nos sentara en el salón de casa, nos mirara a los ojos y nos dijera –Papá, Mamá, soy actriz porno.-

    Elena y yo tomamos la noticia con sorpresa, pero por extraño que parezca no nos asustamos. Surgieron dudas y preguntas, el por qué de haber tomado esa decisión sin necesitar dinero y ni siquiera irse de casa, cómo había llegado a ese mundo, o simplemente que esperaba conseguir.

    Marta nos contó elocuentemente todo lo acontecido, respondió a nuestras preguntas con madurez y sin titubear.

    Su decisión se basaba en simple vocación, ella siempre se había sentido distinta a las demás personas en temas sexuales, tenía la libido más elevada que cualquier amigo o conocido. Nos contó las fantasías que habían pasado una y otra vez por su cabeza, fantasías con muchos hombres, con mujeres, e incluso mencionó que había llegado a fantasear con animales, pero nos quiso tranquilizar diciendo que eso lo dejaba en la fantasía.

    La sinceridad de Marta fue tal que, incluso con la confianza que había entre nosotros por costumbre, me sorprendió.

    Mi hija había tomado una decisión para su vida, que podía ser pasajera o durar años y años, pero eso el tiempo lo diría.

    -De verdad, no se de donde has sacado esa libido hija.- dije con una sonrisa a modo de aprobación y fin de la conversación, pero Marta replicó,-Bueno Papi está claro que vosotros tampoco es que seáis 2 mojigatos, jiji-.

    Su risita me dejó pensativo y no pude evitar seguir el tema, - Bueno, sí, somos bastante… activos, se podría decir, pero lo tuyo es tema superior, tu madre y yo siempre hemos sido normalitos en ese sentido, jeje.-. Marta me miró con su cara picara, -¿A sí? ¿Y el trío que hicisteis cuando erais más jóvenes qué?- Marta me dejo sin habla, miré a Elena al instante y esta se sonrojó y echó una sonrisita, ¡Se lo había contado! Sabía que Elena y Marta tenia mucha confianza en esos temas, pero de ahí a que le contara a nuestra hija que habíamos hecho un trío me parecía excesivo.

    Como sabría más tarde por Elena, se lo contó porque unos años atrás Marta había estado muy interesada en el tema. Por lo que Elena me contó no entró en detalles muy íntimos, aunque si que le contó la parte general.

    Cuando teníamos 27 y 26 años, Elena y yo hicimos un viaje a unas islas tropicales, ni recuerdo cuales eran exactamente, ya que como he dicho viajábamos mucho. En los días que pasamos allí hicimos varios amigos, entre ellos un chico con un par de años menos que nosotros pero con un aspecto muy varonil y maduro.

    Por alguna razón una noche terminamos los tres solos en uno de los bares terraza del hotel, era muy tarde incluso habían cerrado, pero nosotros seguíamos en las mesas de fuera con unas últimas copas que habíamos escondido.

    Entre risas y juegos, no se muy bien como, el chico, del que ni siquiera recuerdo el nombre, terminó follando con Elena allí mismo ante mis ojos.

    Creo recordar unos juegos previos, y ciertas bromas, Elena poniéndose de pié y reclinándose sobre la mesa quedando con el **** en pompa, el chico metió la mano bajo su falda y bajo sus braguitas. Recuerdo perfectamente la excitación del momento pero los detalles están borrados por el alcohol. El chico subió la falda de Elena hasta que su **** quedo al descubierto y entonces empezó a tocarle los cachetes mientras los 3 reíamos. Después se colocó tras ella y miró fijamente su rajita, recuerdo su cara de vicio al mirarla, entonces me miró pidiéndome permiso y yo asentí, metió la lengua en el coño de Elena y segundos después su enorme pene durísimo. Así son Elena reclinada sobre la mesa y yo a escasos centímetros, el chico se la folló sin piedad, para terminar la puso de rodillas y se le corrió en la boca. Elena me miró, sonrió, y se sentaron de nuevo cada uno en su silla, seguimos hablando y bebiendo como si tal cosa, aunque Elena se iba limpiando el semen de la cara son un dedo y lo removía en su copa para acto seguido bebérsela.

    Elena y yo nos acordamos a menudo de ese día, y la verdad es que no se porque nunca lo repetimos, supongo que fue algo que surgió en el momento y preferimos quedar con ese recuerdo, aunque siempre me quedó la espinita de ver como alguien se corría en su coñito.

    Volviendo al tema de Marta, lo que realmente me dejaba inquieto es que, aún contado a rasgos generales, ella podía interpretar eso como que su madre me había puesto los cuernos y yo era un imbécil. Pero entonces me di cuenta de que Marta nos acababa de decir que era actriz porno, realmente ella mejor que nadie podría comprender ese tipo de cosas sin juzgarlas inadecuadamente.

    Cuando ya creía terminada la conversación con Marta añadió algo más. –Papá, mamá, hay una cosa más que os quiero contar, soy actriz porno desde el mismo día que cumplí 18, unos días antes pasé por una productora y en cuanto me vieron me dijeron que fuera sin falta el mismo día de mi cumpleaños que me harían un casting y si todo iba bien empezaría a trabajar en seguida. Así que hice eso, y bueno, las películas X se producen con facilidad y rapidez, me ha dado tiempo de grabar más de una en estos días, y ya hay un par editadas, así que me gustaría que vierais esto.-

    Con estas palabras Marta sacó un dvd llamado "***** gang bang" en cuya portada salía mi hijita con un vestido de colegiala demasiado corto y ajustado para ser real. En ese mismo instante sentí un movimiento en mis pantalones, aunque no quise darle importancia intentando distraer mi mirada hacia otro lado.

    -Es mi primera película y me gustaría que la vierais.- dijo Marta. Su madre y yo nos quedamos sin saber muy bien que decir, pero Elena dio el primer paso, -Vale, trae aquí- dijo cogiendo el dvd.

    Mientras iba hacia el reproductor yo la miraba muy sorprendido,- Hay que apoyar a la niña, que para algo es nuestra hija- me dijo mientras metía el dvd en la bandeja.

    Elena volvió a mi lado y se sentó, Marta puso los ojos como platos mirando a la pantalla y a nosotros intermitentemente. Y entonces comenzó la película.

    Tras las típicas advertencias y los títulos de créditos, apareció un tío de unos 30 y tantos en una habitación, decía que estaba esperando a la **** más impresionante que nunca había visto, entonces se abrió una puerta y apareció Marta vestida con el mismo traje de colegiala que en la portada del dvd. De nuevo mis pantalones tuvieron un leve movimiento, solo que esta vez no podía mirar a otro lado ya que al mirar fuera de la pantalla lo primero que veía era a mi hija en directo con cara de ilusión y cierto morbo en la mirada.

    El tipo de la película cogió a Marta y empezó a lamerle el coño, hacía años que no había visto esa parte de la anatomía de mi hija, y me sorprendí dándome cuenta, que ya no era mi niñita, sino toda una mujer, ¡y que mujer! Me daba cuenta en todo momento de que era mi hija, pero aún así no podía evitar verla también como una preciosa jovencita de 18 añitos a la que un tío con suerte estaba a punto de atravesar con el enorme nabo que estaba sacando de sus pantalones.

    Mi polla comenzó a crecer alarmantemente, tanto que tenía miedo de que mi mujer o mi hija se dieran cuenta, ¿Qué iban a pensar de mí?

    Intenté pensar en otras cosas pero no había forma, así que analicé la situación, estaba viendo como un cabrón cualquiera se estaba follando a mi hija de forma violenta y con desprecio, debería sentirme ofendido.

    En ese momento justo Marta dijo,-Ya se que se ve muy duro, pero realmente es solo actuación, el chico es muy majo, y bueno, de todas formas no os lo he dicho pero a mi me gusta que me traten algo mal en cuestiones sexuales, aunque mamá ya sabe algo de eso.

    Dicho esto rompió mis esquemas, así que me puse a pensar que era lo que me estaba dando morbo, quizás era solo porque mi hija, por muy hija mía que fuera, estaba buenísima, o tal vez por algo como lo que paso en aquel trío con su madre, estaba viendo algo mío mancillado ante mis ojos, y esa visión me creaba una impotencia y rabia que rompía convirtiéndose en el mayor de los morbos.

    Entonces pasó, se mezclaron en mi cabeza los recuerdos de Elena con aquel chico hace años y los de Marta en esa película, por un momento la imagen de Marta sustituyó a la de su madre en mis recuerdos, haciéndolos aún más bonitos y morbosos. Esto propició que mi polla se hinchara al máximo en menos de un segundo dando un brinco considerable y haciendo que se asomara la punta por encima de la cintura de mis pantalones.

    Por la posición en que estábamos Marta no se dio cuenta, pero Elena lo vio claramente, sin pensarlo apagó el dvd.

    -Bueno hija, creo que ya hemos visto suficiente para ser tus padres- dijo Elena. A Marta se le quedó cara de insatisfacción pero se aguanto sin rechistar.

    Elena quitó el dvd y lo dejó junto a otras películas que tenemos a su lado. Después seguimos la tarde como si tal cosa. Marta se marchó dejándonos solos a Elena y a mí, pero aún así Elena no mencionó nada de lo sucedido.

    Pasaron un par de días sin trascendencia ninguna en nuestras vidas cotidianas, aunque si en mi vida mental. No dejaba de pensar en mi hija, no como hija, sino como mujer. Cada vez que pasaba junto al dvd me ponía alteradísimo y cachondísimo, había llegado a la conclusión de que lo mejor sería ver la película en algún momento que estuviera solo y masturbarme tranquilamente, así seguro que se me pasaría, y aunque me pareciera algo fuerte masturbarme pensando en mi hija, aún me lo parecía más deambular por la casa pensando en masturbarme pensando en ella.

    Fue a los 6 días de que Marta nos diera la noticia cuando al fin me quedé completamente solo en casa.

    Elena se había ido con unas amigas de compras y al cine, seguramente también irían a cenar luego, solía hacerlo 1 de cada 2 fines de semana. Marta tenía rodaje con lo cual tampoco volvería hasta tarde, esto además me rondaba la cabeza, pensar en masturbarme viendo su video mientras otro tío la folla en alguna parte me ponía aun más cachondo, definitivamente tenía que acabar con este circulo vicioso cuanto antes.

    Me acondicioné el salón para estar completamente relajado. Bajé las luces, me preparé una copa, puse la temperatura del termostato un poquito elevada, y el dvd en la pantalla grande. Me quedé completamente desnudo echado en el sofá.

    Comencé a ver a mi hija en pleno acto, pero esta vez sin ocultarme, estaba disfrutando de cada una de las pulgadas de mi televisor panorámico como nunca antes. Empecé a acariciarme la polla con suavidad, no tenía prisa, y quería ver toda la actuación de mi hijita.

    La película avanzaba con normalidad, el tío se la estaba follando a conciencia y con ganas, eso me daba mucho morbo, de repente se abrió una puerta, y apareció otro tipejo pero bastante más grandote y musculoso que el primero. Me pareció sorprendente la calidad de sonido de mi homecinema, hubiera jurado que el tipo entraba de verdad por el ruido de la puerta.

    En ese momento descubrí que no tenía encendido el homecinema y al mirar hacia atrás vi a mi hija mirándome fijamente con una gran sonrisa en la cara.

    Rápidamente alcancé los pantalones como pude y me los puse, acto seguido paré el dvd antes de saber que pintaba el otro tío en la escena.

    Marta se acercó a mí,-¿Estabas viendo mi peli Papi?- dijo con una gran sonrisa de felicidad,-No, esto… yo…- repliqué torpemente.

    Marta me abrazó con fuerza,-Gracias papi, no sabes la ilusión que me hace que te guste- yo sin saber bien que decir dije –Claro hija si sales preciosa-, realmente no se porque dije eso, supongo que me salió de forma natural.

    -Bueno, me gusta que la veas tranquilo, que como Mamá te la quitó el otro día en cuanto vio que te animaste un poco…-dijo Marta con toda la naturalidad del mundo.

    Me sorprendió que ella se hubiera dado cuenta de lo que pasó, mi hija era más avispada aún de lo que pensaba, ya que por muchas cosas que le contara su madre no creo que le hubiera dicho que me había excitado viéndola, aún así quise asegurarme.

    -¿Por qué dices eso?- le pregunte, evadiendo a la vez el tema.-Vamos Papá, se notaba a la legua, estabas poniéndote viendo a tu hija y a Mamá eso no le hizo gracia. Me quedé callado otorgando la razón a sus palabras.

    -¿No vas a seguir viendo la peli?- Me preguntó Marta dejando el otro tema de lado.-No hija, solo quería ver como seguía nada más.- le respondí.

    Marta tomó el mando del dvd y lo puso de nuevo, la reproducción siguió exactamente en el mismo punto.

    -Pues mira como sigue, porfa, que me hace ilusión que la veas, y si me dejas verla contigo más.- dijo de tal forma que era imposible negarse, con lo cual le tuve que decir,-Vale, pero solo un poco- Aunque realmente no me disgustaba para nada verla, eso si temía que aunque ahora pudiera estar empalmado abiertamente no pudiera masturbarme y quizás la cosa acabaría aún peor para mi lío mental.

    Marta y yo seguimos viendo la película, el tío nuevo que había aparecido se unió a la fiesta y empezaron a follársela los dos a la vez. Por el título de la película debería haber supuesto que se la iba a tirar más de uno a la vez, pero realmente no lo había pensado hasta ese momento.

    La escena había subido de tono y con ella mi polla que estaba palpitante bajo mis pantalones, además al no llevar ropa interior su movimiento se notaba aún más. Marta me miraba el paquete descaradamente, y eso contribuía a que mi excitación fuera mayor.

    -Papí… ¿Si te pregunto algo me dirás la verdad?- dijo Marta,-Depende, jeje,- le respondí yo.-En serio, que quiero saberlo, ¿Serás sincero?- insistió,-Sí, lo seré, a ver ¿qué quieres?-. Marta hizo una pausa antes de preguntar,-Cuando he llegado ¿Te estabas masturbando verdad?-. La pregunta a pesar de lo evidente, no me la esperaba,-Bueno, no exactamente cariño- dije con la ilusión de que lo dejara ahí, pero Marta insistió una vez más,-Papá… has dicho que serías sincero, ¿Te estabas masturbando pensando en mí?, quiero decir… viendo mi escena.- Al decir pensando en mi me dejo sin respiración, suerte que ella misma lo suavizo o me hubiera quedado sin aire un buen rato.-Bueno, sí, sí, podría decirse que sí.

    La cara de Marta se iluminó completamente,-Papi por favor, sigue haciéndolo.- dijo efusivamente,-¡¿Qué?!- respondí sorprendido.-Sí por favor Papi, me encantaría ver como te masturbas viendo mi peli, y además ya lo estabas haciendo, así que te apetecía, la única diferencia es que yo lo vea, y de verdad que me hace muchísima ilusión, tómalo como un regalito especial para tu hijita, un regalo de buena suerte en su nuevo trabajo.

    -Pero mira que eres…- dije intentando regañarla pero con una sonrisa en los labios.

    Marta se me quedó mirando con carita dulce, la que pone cada vez que quiere conseguir algo de mí, y como esa vez no iba a ser diferente, lo consiguió.

    Saqué mi polla de los pantalones, Marta no quitó ojo ni un instante, echó su cabeza sobre mi hombro y se quedó mirando como su padre se masajeaba la polla mientras miraba como se la follaban en un video.

    Una vez más el video me sorprendió, apareció un tercer tío, un negro muy musculazo con una polla enorme.-Ahora viene lo mejor ya verás- dijo Marta. El negro apartó a los otros dos tíos y sin mediar palabra se la metió por el **** hasta los huevos, la cara de Marta en la película era de un dolor mezclado con placer indescriptible. Justo en ese momento los otros dos tíos vuelven a la carga y se colocan quedando uno en su coño y otro en su boca. Estaba viendo a mi hija penetrada por todos su agujeros, y la emoción era tal que me quedé de piedra parando incluso de masturbarme.

    Entonces noté que mi mano volvía a acariciar mi polla, pero no era yo quien la movía, Marta me la había cogido por la muñeca y la movía suavemente. Al mirarla a los ojos mientras hacía esto, soltó mi mano y deslizó la suya por encima hasta llegar a mi polla.

    -¿Qué… qué haces Marta?- Le dije casi sin habla,-Solo quiero que disfrutes de la película sin preocuparte de nada más- me respondió.

    En ese momento no pude reaccionar, no pude impedirle nada, deje que tomara mi polla en su mano y comenzara a masturbarme. Mi hija me masturbaba mientras la veía en un video penetrada bestialmente, nunca habría imaginado que haría algo así en mi vida, pero ahora que lo estaba haciendo creía que era el mejor momento de toda ella.

    Marta me acariciaba la polla con delicadeza y soltura, era espléndido sentir su mano sobre la piel de mi pene. De tanto placer me recliné hacia atrás para soltar un leve gemido, movimiento que Marta interpretó como una invitación a algo más, ya que lo aprovechó para acercar su boca a mi polla y comenzar a besarla.

    -Marta… Marta… eso no…- dije titubeante, pero Marta no estaba dispuesta a hacerme caso, entonces me dio un beso en la punta del glande, otro más pero más abierto, y un tercero, y así poco a poco noté como los labios de mi hija se deslizaban desde la el inicio de mi polla hasta su base.

    Sus labios carnosos hacían maravillas en mis terminaciones nerviosas responsables del placer. Marta me estaba haciendo la mejor mamada de mi vida, quizás chupaba tan bien mi polla porque parte de ella salió de allí 18 años atrás.

    Estaba a punto de reventar en la boquita dulce de mi hija cuando esta paró y se incorporó quitándose el vestido en un abrir y cerrar de ojos.

    -Déjame subir encima tuya Papi.- Esa frase no podía saberme mejor en ese momento, pero ese paso ya era demasiado, había llegado demasiado lejos como para ir hasta el final, tenía que parar.

    -No Marta, eso no por favor, es demasiado, imagina que diría tu madre, no se como he podido dejarte llegar tan lejos.- le dije con el tono más serio que pude.

    -Papá, que más da lo que piense Mamá, a ella se la folló un tío delante tuya, y no pensó si podía molestarte ¿Verdad?, solo se dejó llevar, y aunque tu lo consintieras, realmente te puso los cuernos en tus narices, porque no lo habíais hablado nunca, ni planeado, salió y hizo lo que quería, y seguro que lo habría hecho sin tu aprobación.-me respondió de forma fulminante.

    Yo nunca lo había visto así, y precisamente pensaba que mi hija sería la más comprensiva con el tema debido a él camino que había decidido elegir, pero si ella lo veía así quería decir que muy posiblemente sería cierto. Lo extraño fue que el pensar en esto no me enfado en absoluto, pensar en mi mujer, Elena, como una zorra, lo que hizo fue ponerme aún más cachondo, tanto que un poco de semen salió lentamente de mi polla. Al ver esto Marta sonrió, como si lo esperara de antemano. Tomó el semen con un dedo y se lo llevó a la boca, yo me puse aún más cachondo al verla hacer eso. Ella sin preguntar más se colocó sobre mi polla y puso mi pene en la entrada de su cuerpo.

    Lentamente comenzó a bajar, esta vez volvía a sentir como se comía mi polla pero ahora con sus labios vaginales, tan rosados y carnosos como los de su boca, pero muchísimo más calientes.

    Mi hija me estaba follando, y era la sensación más bonita y excitante del mundo, aún más al tratarse de ella que tenía una belleza sin igual.

    Mientras cabalgaba lentamente sobre mi polla Marta comenzó a besarme, y al hacerlo sentí algo parecido a lo que se siente cuando besas por primera vez a los amores de la infancia, solo que muchísimo más intenso. Estaba en el paraíso.

    -Sigue mirando el video Papi,- me susurró Marta al oído,- quiero que veas como se follan a tu hijita que se que te gusta.- Era cierto, me encantaba verlo, mi hija conocía mis gustos mejor que yo mismo.

    -Sabes Papi, me preguntaste, ah…, que de donde sacaba la libido, ah… es tuya Papi, de Mamá saque lo zorra, pero de ti el morbo.- No terminaba de entender a que se refería Marta, pero sin preguntar ella me lo siguió aclarando entre gemido y gemido.

    -Mamá es una guarra, desde aquella vez que se tiró al otro tío delante tuya no ha dejado de pensarlo, nunca te lo ha dicho, pero a mi si, ahhhh, a mi me cuenta todo Papi, ahh, todo, todo, ufff.- Las palabras de mi hija sobre su madre me creaban expectación, curiosidad, morbo, quería saber más, y ella me lo seguía contando.

    -Mama se ha masturbado muchos años pensando en aquello, y muchas veces ha follado contigo pensando que eras él.- Las palabras de mi hija eran dolorosas pero me daban placer literal al oírlas, pero no quería pensar, simplemente dejarme llevar mientras mi hija seguía cabalgándome.

    -Síii, Papi, síi.. ahhh, tu mujer es una zorra ****, que desde hace años sueña con otros rabos, ahhh, y ¿sabes lo mejor Papi?, seguro que ahora se esta comiendo alguno ahhh-

    Esa frase de mi hija casi me hizo correrme de placer, estaba follándome a la belleza de mi hija mientras ella misma me ponía cachondo diciéndome guarradas sobre su madre, era impresionante.

    -Si seguro que esta comiendo alguna, ahh, porque he visto a 2 de sus amigas con las que se supone que había quedado cuando venía hacia aquí. Eso no me lo ha contado, joder sí… pero se que lo hace, se que desde aquel día no puede aguantar sin más nabos y lo hace a tus espaldas, lo se porque yo lo haría porque soy igual de zorra que ella.-

    -Joder Marta, como dices esas cosas de tu madre, ahh- dije quizás solo por decir algo.

    -Porque son verdad, uffff, al igual que también se que escucharlo te pone cachondo, y que lo has intuido todos estos años y te has puesto aún más cachondo, porque la libido la saqué de ti, soy como tu, una pervertida sin remedio que llevaba años soñando con follarse a su padre.

    Las palabras de Marta me iban a hacer estallar brutalmente de un momento a otro, entonces apretó con fuerza su coño estrujándome la polla como si fuera mantequilla.

    -Tu eres un puto cornudo y yo la zorra pervertida de tu hija que quiere follarse a todo, especialmente al cornudo de su padre…AAAahahh!!!

    Marta empezó a tener un orgasmo impresionante, yo también lo sentía pero me apretaba tanto la polla con su coño que apenas pudieron salir unas gotas de mi semen para caer en su interior, pero en cuanto terminó de correrse libero mi ***** que soltó un gran chorro dentro de su coño y antes de que el segundo chorro saliera ya había colocado su boquita para tragárselo.

    Cuando terminamos Marta me ayudo a recogerlo todo y dejar el salón como si no hubiera pasado nada antes de que llegara su madre.

    Después de aquello sabía que sería difícil no repetirlo, y además Marta seguro que no me dejaría no hacerlo. Esa noche me fui pronto a la cama.

    Un rato después me desperté con la llegada de Elena, la cual me dijo que lo había pasado muy bien con sus amigas, amigas que había visto Marta sin ella, en cuanto se echó a mi lado metí uno de mis dedos en su coño como bromeando, Elena no dio importancia pero gracias a eso pude comprobar que la teoría de mi hija era cierta, mi dedo estaba lleno de semen de otro tío, al parecer si que se habían corrido en su coño, solo que yo no lo sabía.

    Esa noche dormí mejor que nunca antes y con una gran sonrisa en los labios, era un cornudo que se había follado a su preciosa hija, que más podía pedir.

    Os preguntareis que pasó entre mi hija y yo, pues cada vez que saca una película nueva la vemos juntos y follamos como el primer día, y lo mejor de todo es que hace una media de tres películas semanales.


    La Amenaza Elegante.
    [img]http://i43.tinypic.com/ic5qhi.gif[img]

  2. #102
    Master Novato
    La Amenaza Elegante
     
    Avatar de El Chile Enmascarado.
    Fecha de ingreso
    15 may, 06
    Ubicación
    Chalet Suizo
    Mensajes
    1,486
    Temas
    24
    Points
    15,493 (0 Banked)
    Regalos Policia Moderador
Gift received at 02/08/2011, 15:01 from JaNCeK ®
    Awards Gold MemberAncient Member
    Poder de reputación
    68

    Orgía improvisada

    Todo empezó unas fiestas de Pascua, donde yo y unos amigos quedamos para ir a la casa de campo de una amiga.

    Yo, cuerpo atlético, ojos verdes, pelo castaño y alto, subía con mi moto diez minutos tarde.

    -Perdonen el retraso pero la moto se me había quedado sin gasolina y he tenido que parar en la gasolinera.

    Estaban todos callados, arreglándolo todo, sacando las bolsas de la compra, enchufando la torna…

    -Tranquilo, ves y coge tu alguna bolsa.-me dijo Sara.

    Sara, Celia y Ana eran amigas inseparables. Ana era la dueña de la casa, pero yo

    Estaba locamente enamorado de Sara.

    -Esta bien, ¿Dónde lo dejo?-pregunté yo

    -Déjalo en la habitación, al lado de las otras bolsas.-me dijo Ana

    -Yo no sé donde está la habitación, Ana acompáñame por favor.

    -Venga vamos.

    Allí estaban las bolsas, al pie de la cama. La habitación era algo pequeña, pero tenia dos camas individuales. Dejé las bolsas en compañía de las otras y yo y Ana nos fuimos donde estaban todos.

    En la salita estaban todos los demás: Aitor, Guillermo, Alberto, Javier, David, Sara, Celia y Nieves.

    Cuando lo arreglamos todo, hicimos la comida, comimos y lavamos los platos, todos cogimos sitio en el sofá para ver la tele y, quizás, dormir un poco.

    Yo, David y Alberto nos fuimos a la habitación, a ver videos porno nuevos que yo me había pasado esa mañana al móvil.

    Pronto corrió la voz de que estábamos mirando videos porno y entonces entró Guillermo a unirse al grupo.

    Luego, no sé porque, Sara y Celia vinieron preguntando si podían unirse al grupo, para ver los videos, nosotros les dijimos que sí.

    Cuando vimos los siete videos nuevos que tenía ( es de suponer que estábamos todos muy calientes ) decidimos dormir un poco. A un lado tenia a Sara y al otro tenía a Celia ( las dos estaban mas buenas que el pan ) y yo, después de mirar los siete videos, estaba muy caliente. De repente Sara empezó a abrazarme y me quité la camiseta porque tenía muchísimo calor. Sara le dijo algo a Celia, susurrándoselo muy bajito, y las dos empezaron a chuparme los pezones. Yo intentaba alejarlas pero no pude. Sara me pegaba besos por la barriga hasta que mi pito se puso duro del todo y Sara metió la mano en mis pantalones, manoseándomelo todo. Guillermo se despertó y, rápidamente, volvimos a nuestro sito.

    Media hora más tarde, Sara propuso ( se supone que de broma ) hacer una orgía. Todos se lo tomaron de broma y empezaron a quitarse ropa hasta quedarse en calzoncillos. Las chicas se quedaron en ropa interior.

    -Venga Celia ven aquí que te la voy a meter hasta el fondo.-dijo Guillermo-

    -No, tu no, que me das miedo.-respondió-

    -Venga Pedro, ven aquí con migo.-me dijo Sara-

    Yo, cómo es de suponer, me acerqué a ella y me cogió las manos y las condujo hasta sus bellas, grandes y redondas tetas.

    Yo cedí y se las toqué. Alberto y Guillermo no se creían lo que estaba pasando y Celia se quitó la parte de arriba, dejando sus grandes tetas al descubierto. Alberto comenzó a tocarlas y a chuparlas, igual que Guillermo y Sara también se quitó la parte de arriba y me pidió que le quitara las bragas.

    Yo se las quité y ella me quitó a mi mis Calvin Klein. Al ver mi gran erección, no se lo pensó dos veces y empezó a chupar. Oh si, recuerdo muy bien esa mamada. Me la chupaba lento y de una manera que me hizo ver las estrellas, pero antes de correrme paró y me dijo que me pusiera un condón.

    Me lo puse y entonces se subió arriba de mí y empezó a cabalgarme, subiendo su cuerpo arriba y abajo. Celia, al ver que su amiga ya había empezado, se quito las bragas, les quitó los calzoncillos a Alberto y a Guillermo y, con las dos manos, empezó a pajearles. Alberto y Guillermo disfrutaban de placer, mientras yo y Sara cogiamos cómo locos.

    Después de cinco minutos Sara y yo nos corrimos, no tardaron mucho en hacerlo Guillermo y Alberto y entonces cambiamos de pareja. Celia se vino a mi lado y Sara se fue con Guillermo y Alberto. Celia comenzó a chuparme la ***** llena de leche y, sin condón ni nada, se puso a cuatro patas y me pidió que se la metiera por detrás. Yo, cómo un buen amigo, empecé a metérsela hasta que me volví a correr, entonces entro Ana, la dueña de la casa.

    Se quedó asombrada de ver el "panorama", cerró la puerta y se quitó toda la ropa.

    -Cómo que cogiendo sin mi eh..-dijo ella.

    -Tranquila Ana, aquí hay para todas.-dije yo.

    Entonces Sara, Celia y Ana vinieron hacia mí. Sara me puso su coño abierto en mi boca para que se lo chupara mientras Ana me follaba y Celia me comía el ****. Sara se corrió primero, luego Celia y Ana me pidió que le comiera el **** para que acabara en mi boca.

    Yo se lo comí y se corrió en mi boca.

    Cuando terminó la improvisada orgia, juramos que no se lo contaríamos a nadie pero yo se lo cuento a ustedes, con pelos y señales, todo lo que ocurrió aquella tarde. Sin dudarlo, fue una de las mejores tardes de mi vida.


    La Amenaza Elegante.
    [img]http://i43.tinypic.com/ic5qhi.gif[img]

  3. #103
    Master Novato
    La Amenaza Elegante
     
    Avatar de El Chile Enmascarado.
    Fecha de ingreso
    15 may, 06
    Ubicación
    Chalet Suizo
    Mensajes
    1,486
    Temas
    24
    Points
    15,493 (0 Banked)
    Regalos Policia Moderador
Gift received at 02/08/2011, 15:01 from JaNCeK ®
    Awards Gold MemberAncient Member
    Poder de reputación
    68

    En el cine

    Yo ya había ido alguna vez a aquel cine. Era un cine X del centro. Me excitaba sobremanera la masturbación colectiva, pero íntima al mismo tiempo escondidos tras la oscuridad y los asientos, que allí se sucedía. Esta vez mi novia ha querido acompañarme. Hace unos días descubrió mi pasatiempo onanista y para gran sorpresa mía dijo que le daría morbo que cogiéramos allí. Accedí de inmediato; se me puso dura enseguida al pensar en todos aquellos "degenerados" observándonos y pajeándose.

    Pago la entrada a una taquillera jovenzuela que siempre está allí, pintándose las uñas de distintos colores y que nunca mira a la cara de quienes allí entran. No sé si por respeto a quienes no quieren ser reconocidos o por guardarse ella misma de las miradas lascivas que le dirigimos todos al pasar. Esta vez se queda perpleja al ver a Eva. Ella le sonríe. Nos mira de arriba abajo y luego nos guiña un ojo. Sabe perfectamente a lo que vamos, y parece que lo aprueba con aquella mirada cómplice. Todo es oscuro dentro del cine, hasta el pasillo que nos conduce a la sala. Están dando una peli de los noventa, menos mal, odio el punto excesivamente extravagante y mecánico del porno actual. Observo a Eva, se ha quedado un poco traspuesta ante la escena. Los gemidos se oyen bien alto, no está acostumbrada, y la imagen de una mujer siendo penetrada salvajemente en ese formato tan grande la pilla por sorpresa. Sin embargo, se repone enseguida. Vamos de la mano, ella la aprieta y me sonríe, dándome un beso. Caminamos por el pasillo central. No hay mas de veinte filas, repartidas en dos sectores uno a cada lado del pasillo. Veo tres figuras. Son tres hombres evidentemente, Eva debe ser la primera fémina que pone el pie en la sala. Ninguno nos presta atención, sus brazos se mueven mecánicamente y sus miradas se centran en la pantalla. De pronto veo una figura más que antes no estaba. Se acaba de incorporar junto a uno de los tres hombres. Se limpia la boca con la manga de la camisa. Ahora el otro lleva su mano hacia la entrepierna del primero y vemos como su brazo empieza a sacudirse. Eva tiene los ojos como platos, me mira y se relame. No puedo con mi asombro, no conocía ese lado vicioso de mi novia. La miro de arriba abajo, mientras caminamos por el pasillo en busca de un lugar a nuestro gusto. Está preciosa. La ilumina tan sólo la luz proveniente de la pantalla. Tiene la piel clara, larga melena oscura, con algunos mechones rojizos. Su pelo cae liso y suelto sobre sus hombros. Tiene una mirada brillante, profunda, amparada en unos ojos grandes que hablan por sí solos. Las cejas finas, la nariz pequeña, bonita. Su boca es de lo más sensual, ni grande ni pequeña, enmarcada por unos labios finos pero carnosos. Lleva un aro con una bolita centrado en el labio inferior. Eva es delgadita, no muy alta, "manejable" que dirían algunos. Me encantan sus hombros, los lleva desnudos porque viste una camiseta de tirantes finitos, suelta. Tiene pechos pequeños que a mi me encanta manosear y chupar. Usa sujetador con relleno, hoy uno negro muy sexy que ya conozco. Lleva una falda más corta de lo habitual, apenas por encima de las rodillas, más ceñidita, tras la cual se puede intuir ese culito perfecto que tiene, redondito y suave. Tiene unas piernas de infarto, sobretodo unos muslos torneados por los que estoy salivando mientras escribo. Se ha puesto medias, negras, de rejilla. Se ajustan a la mitad del muslo. Me muero de ganas de ver su tanga.

    Nos sentamos en dos butacas hacia la mitad del cine, junto al pasillo. Casi de inmediato empezamos a tocarnos. Nos acariciamos. Ella me roza el paquete por encima del vaquero. Yo acaricio su muslo por debajo de la falda. Ella se acerca a mi oreja, la chupa y me susurra: "hazte una chaqueta". Ufff, me pone a mil. Obedezco al instante. Me desabrocho el vaquero ante su atenta mirada y comienzo a masturbarme, despacito.

    Ella no pierde detalle. "Mira la película", me dice. Una rubia liadísima le chupa la ***** con pasión a un chico. La lame de arriba abajo con ganas. "Te gustaría que esa zorra te lamiese el rabo, ¿verdad?". Asiento y la miro de reojo. Ha comenzado a masturbarse, metiendo su mano bajo la falda. Puedo ver el bulto de su mano acariciando son ritmo su clítoris bajo una tanga negra semitransparentes. Veo como un poco más allá, del otro lado del pasillo, se ha sentado un chico y que nos mira descaradamente (mira a Eva), y se relame mientras se la toca a través del bolsillo del pantalón. Le hago una seña a Eva y para de tocarse instantáneamente al verse observada. Sin embargo, tras un instante, se pone de pie mirándole, se quita la camiseta y se mete entre mis piernas. Se pone de rodillas y de una vez se mete mi pito en la boca. No puedo evitar soltar un gemido bastante audible. Eva me chupa la ***** con pasión, como lo hacía la rubia de la peli hace un momento, ensalivándomela bien. Mira hacia el chico sentado más allá mientras me la chupa y él, ni corto ni perezoso, decide acercarse. Me mira, como pidiendo permiso. Eva me sonríe y saca la lengua para que vea mi capullo embadurnado en babas reposando sobre ella. Entiendo que le parece bien que se acerque y yo me excito más al ver lo que provoca mi chica. El chico se queda de pie a nuestro lado, ahora con la ***** en la mano, cascándosela, atento al subir y bajar de Eva por mi rabo. Otros tíos se han dado cuenta de la situación y se han acercado a echar un vistazo.

    Un hombre mayor se asoma por detrás de mi y la anima en su cometido: "Eso es, chúpasela bien!" Otro se acerca por encima de la fila delantera y directamente le pone la mano en la cabeza a Eva y la empuja sobre mi pito. Ella cree que soy yo aún y se deja hacer. Decido ponerme de pie para que mi niña vea como esta el panorama. Tres hombres a nuestro alrededor la miran con deseo. Eva se sienta en la butaca pone las piernas sobre los reposabrazos y señala su coñito al más joven. Ahora soy yo el que se queda de piedra por un momento. El chico se sitúa entre sus piernas y aparta la tanga para empezar a lamer con decisión. Ella entorna los ojos y resopla de placer. Me mira y dice en plan picarona: "Nene, dámela en la boca no?". A sus órdenes, me pongo de pie sobre la butaca y me pongo frente a ella. Me encuentro poniéndole el pito en la boca a toda prisa, superexcitado. Pienso seriamente en correrme ya, pero quiero que esto siga un poco más. Voy más despacio. Veo como los otros dos no se cortan y están metiendo mano a mi novia. Uno mete la mano bajo el asiento para palpar su ****. El otro le ha subido el brassiere para lamer su pezón; a este último Eva le está pajeando a buen ritmo. Con la otra mano aprieta la cabeza del tipo que la folla con la boca hacia su coño. Lo quiero para mí. Aparto a todo el mundo y obligo a mi ****** a ponerse a cuatro patas.

    Ella se apoya en el respaldo, semierguida mientras la penetro por detrás, profundamente. Su chocho está ardiendo, empapado. Todos se pajean a toda velocidad a nuestro alrededor. Mientras me follo a Eva alcanzo a ver unas cuantas filas más atrás como la niñata de la taquilla nos mira sentada, escondida, y su cara de placer obviamente provocada por el hábil trabajo de sus deditos. De pronto uno de los tíos, completamente desnudo se pone en la fila de atrás a la nuestra, de pie frente a Eva: "Vamos, zorra, chúpame la *****, sé que te gusta" y le acerca su miembro erecto a los labios. Ella saca la lengua y le lame la punta. "oh sí, ****, métela toda". Yo flipo, pero me encanta y en una embestida mi niña abre bien la boca y empieza chupar. Más bien deja que él la coja por la boca. El tío mira al techo y resopla como un cabrón, se concentra en la mamada de mi chica. Eva se deja hacer todo. Otro tío está manoseándole el **** mientras yo la penetro e incluso le mete un dedo furtivo por el ano. Ella gime como una perra. De repente, noto que el hombre que tiene su pito en la boquita de mi chica está punto de correrse. Él tiene planeado llenársela con su leche, pero ni de coña. Lo único que me da tiempo a hacer es agarrar por el pelo a Eva y tirar para atrás, al tiempo que él empieza a eyacular a lo bestia sobre su cuello y su pecho. Ella lanza un grito de dolor y excitación a la vez. La zorra tiene leche goteándole por los pechitos y el cuello. El tío se disculpa y yo les digo a todos que hay que avisar. Cojo la primera camiseta que encuentro y limpio el semen del cuerpo de mi chica. Ella me guiña un ojo y me acaricia el pene. No estoy cabreado, de hecho estoy muy cachondo. Uno se acerca y comienza a lamer los restos que aun quedan de lefa del vientre de Eva. Ella le empuja hacia mi falo y obediente comienza a mamármela.

    La chupa muy bien, suavecito, con delicadeza. Eva y yo nos besamos, pero pronto se desliza hacia abajo con la intención de compartir mi ***** con ese wey. Los dos se van turnando para metérselo en la boca y jugar con sus lenguas. Le hago señas a la taquillera para que se acerque, pero no me hace caso alguno. Sigue pendiente de nosotros y masturbándose con el espectáculo. Mientras el tipo que se corrió se viste, el tercero que faltaba se acerca y se continúa pajeándose muy cerca de nosotros. De hecho, trata de llamar la atención de Eva acariciando se pelo con la mano libre. Finalmente lo logra y ella empieza a mamársela con dedicación. Él resopla, muy excitado. El otro también deja de lado mi pito y se dedica por entero a ella. Prácticamente, me ignoran y la llevan un par de metros más allá para mientras uno se deleita con la chupada el otro se sitúa detrás y trata de montarla. Ella lo ayuda a colocarla y pronto la ensarta con pasión.

    La agarra por la cintura y del pelo mientras la penetra, y el otro la sujeta del cuello para meter su pito bien adentro de su boca. Yo decido hacerme la paja mirándolos, disfrutando del jadeo entrecortado de mi niña, viendo como brilla su cuerpo lleno de sudor. Detrás de mi una mano se posa sobre mi hombro y al girarme descubro a la joven taquillera sonriendo. No hacen falta palabras. Dirige su mano a mi pito y lo acaricia con cuidado. Nos enrollamos y enseguida nos estamos metiendo mano por todas partes. Ella me masturba con mucho arte y yo la sobo con ansias, sus tetas, su cintura, el cuello… Tengo urgencia en penetrarla. La obligo a agacharse sobre la fila de asientos delanteros y levanto su falda para posteriormente apartar sus bragas y meterle la ***** hasta el fondo de su coño ardiente. La meto y la saco con ganas, un empujón tras otro provocan sus gemidos claramente audibles por encima de los de la actriz de la película. Eva me mira de reojo. Ahora la muy **** está cabalgando a uno de esos extraños mientras el otro roza la punta de su pito contra su espalda mientras se la casca. Noto como el coño de la niñata se hace agua y empieza a chillar sin contención alguna. Se está corriendo con mi pito dentro. Voy descendiendo en la cadencia de mi penetración hasta sacarla y ofrecérsela para que me la chupe. La echo al suelo agarrándola del pelo y se la meto de un golpe en la boquita. Se traga toda mi ***** hasta que noto la punta en su garganta. Es una sensación gloriosa y estoy a punto de correrme, pero me distrae escuchar el orgasmo del tipo que se pajeaba detrás de Eva. Hasta cinco chorros de semen bañan la espalda de mi novia.

    El otro también está a punto. "No te corras dentro" le oigo decir. Entonces la levanta con violencia y la coloca de rodillas. Ella intenta zafarse, pero no puede y él se corre profiriendo grandes gritos sobre su cara, dejándola perdida de leche. Eva se acerca gateando hasta donde estamos nosotros y acaricia a la taquillera mientras esta me pajea con fuerza. Sus dos caritas se encuentran bajo mi pito. La tengo roja, a punto de estallar. "Quiero esa leche, papi" dice Eva, "síi, córrete cabrón!" dice la otra. Siento entonces los brutales espasmos que preceden mi eyaculación. Eva se hace con mi pito y lo dirige hacia la boca abierta bien grande de la otra. Los dos primeros chorros de lefa le llenan la boca y los siguientes caen a diestro y siniestro sobre todo su rostro. Eva empieza a lamer los chorretones de su mejilla y se funden en un beso de tornillo compartiendo mi semen...


    La Amenaza Elegante.
    [img]http://i43.tinypic.com/ic5qhi.gif[img]

  4. #104
    Master Novato
    La Amenaza Elegante
     
    Avatar de El Chile Enmascarado.
    Fecha de ingreso
    15 may, 06
    Ubicación
    Chalet Suizo
    Mensajes
    1,486
    Temas
    24
    Points
    15,493 (0 Banked)
    Regalos Policia Moderador
Gift received at 02/08/2011, 15:01 from JaNCeK ®
    Awards Gold MemberAncient Member
    Poder de reputación
    68

    Uso de la cam



    Estaba loca por que entraras. Llevo toda la tarde esperándote.

    Acabo de llegar. Ni me ha dado tiempo de soltar las llaves. Pero aquí me tienes.

    Llevo mucho rato pensando en ti, lo sabes, ¿no? Esto de trabajar en el ordenador es demasiado aburrido. Pensar en ti... es mucho más motivador.

    Yo también me he estado acordando de ti. Más de lo que crees.

    ¿Ah sí? ¿Cómo de más?

    Bueno, de camino a casa, en el coche, se me ha puesto dura pensando en nosotros y en lo que íbamos a hacer cuando nos viéramos.

    Interesante... ¿Le das tú a la cámara?

    Ok. Ya está. Acepta

    Ya acepté. Perfecto. Jejej, ¡hola! Oye, qué guapo estás, qué bien te queda la camisa esa.

    Lo sé, jeje. Ya ves, uno, que tiene sus pequeños encantos.

    Bueno, yo no hablaría de encantos pequeños, precisamente...

    Jejeje. Eso seguro. Estás preciosa. Qué bien te sienta el pelo recogido. Y esta cámara te hace tanta justicia...

    No tanta como tus manos

    Ufff, ya quisiera yo tenerte aquí ahora mismo y poder acariciarte entera y quitarte esa blusa blanca que llevas. Por cierto, ¿es nueva?



    Qué tetas tienes, dios mío, qué ganas de arrancarte la ropa de cuajo y llevarte directa al sofá, o a la cama, o a la mesa, o...

    Eyyy, pero bueno, sí que venías tú con ganas, ¿eh?

    No tienes ni idea. Esto se me está haciendo demasiado largo. Me muero por volver y estar contigo.

    Y yo. Pero bueno, mientras, esto no está del todo mal, ¿no?

    No está nada mal. Y qué pena que no me funcione bien el micro.

    Bueno, a mí me funciona bien.

    Con eso basta. Madre mía, qué cuerpazo tienes. Me encanta cuanto haces eso.

    Pero si sólo me he puesto de pie...

    Qué mona eres haciéndote la inocente... Date la vuelta. Cómo echo de menos ese ****, Adri. Cómo lo echo de menos. Súbetela un poco, sí. Ayy... ese abdomen... Uff... qué ganas de cogerte, Adri... ¡Ey! ¿Qué suena? Jejeje, sabes que me encanta esa canción... In a Little while... surely you´ll be mine... In a Little while I´ll be there… Joder, cuánto hace que no cogemos con U2 de fondo, ¿eh?

    Demasiado. Pero aquí está. Exclusivamente para ti. Para nosotros. Sabes que ésta siempre la bailo cuando estoy sola.

    Sí... jeje, me hace gracia verte así, sólo el cuerpo. Ve un poco hacia atrás para verte entera...

    Shhh... ahora sólo escucha... y mira.

    Ufff. Pero qué buena estás. Y cómo te mueves... joder, qué ganas de tenerte encima con esas caderas... Esoo, arráncate la camisa, igual que yo te haría... Ufff, la tengo durísima Adri, la tengo durísima. Me estás poniendo fatal...

    Te estoy poniendo genial. Me ponía muy cachonda imaginar este momento, hacerte una especie de streaptease... ¿Te gusta el sujetador?

    Síii... Pero qué buena estássssssss, Dios, qué tetas tienes... qué ganas de lamértelas, de mordértelas, de amasártelas con las dos manos mientras me sientes la ***** dura contra ti...

    Pídemelo y me lo quitaré.

    Quítatelo, por favor. Quiero verte las tetas. Ufffff... mi madre, pero cómo te mueves... Se me olvida lo bien que bailas. Lo bien que me bailas...

    Quítate la camisa

    Ok. Así está mejor. Mi cuerpo se muere por ti. ¿Lo ves?

    Qué bien se te mira la ***** así de grande bajo el pantalón.

    Qué bien le sientas tú a mi pito.

    Me pone muy cachonda verte así. Baja un poco la cam. Así... uf, ¡mucho mejor!

    Sí. ¿Llevas tanga?

    No sé, espera a ver qué hay por aquí para ti...

    Uffff, qué tira tan fina... por Diosssss, anda, bájate los vaqueros. Así... pero qué **** tienes mi niña, qué **** tienes... y ese tanga... para matar a cualquiera. ¿Tú te has visto? ¿Te has mirado bien? ¿Te das cuenta de lo que cualquier wey moriría por tener entre sus manos un **** como el tuyo? ¿Que cualquiera agarraría ese tanga entre los dientes y lo haría pedazos para luego lamerte entera y cogerte como te mereces? Uffff...

    Vaya, vaya... Despídete del tanguita

    Síii.... adiós... gracias... uffff... Adriiii

    Estoy muy mojada. Enséñamela, anda...

    Mírala. Mira lo cachondo que estoy por tu culpa...

    ¡Pero quítate el bóxer, Fer!

    ¿No te gusta?

    Nada de nada...

    Bueno, entonces tendré que quitármelo...

    Joder, sí que la tienes tiesa, me está apuntando a mí

    Te apunta a la boca

    Ya me gustaría chupártela, ya... lamértela desde los huevos hasta la punta. Metérmela entera en la boca y luego masajearte el frenillo y el glande con los dedos y la lengua, como sabes que me sale tan bien.

    Ufff... me correría en nada...

    Y me lo tragaría todo... Mira qué húmeda estoy, mira.

    Dios... qué coño tienes Adri, cómo me gusta cuando te abres así de piernas... toda para mí... y verte de frente...

    Mmmmmm

    Métetelos adri, juega con ellos dentro. Imagina que es mi ***** la que entra. Dios, me siento a punto de estallar. Qué buena estás joder, qué visión tengo desde aquí. Bájate un poco más. Quiero verte la cara. Así. Es perfecto. Eres perfecta. Aghhh, verte la boca, las tetas, y jugar así con los dedos... Diossss...

    Quiero mojarte, Fer. Estoy tan empapada... Ufffff... Ohhhh

    Joder. Oírte gemir es tan... tan... ahhh

    Siénteme, mastúrbate imaginando mis tetas en tu cara, mi lengua en tu cuello, en tus pezones, en tu barriga, en tus huevos. ¿Lo sientes? Mi cuerpo sólo para ti...

    Joderrrrrr

    Me vuelves loca, incluso desde ahí. Me vuelves loca... Qué pito tienes cabrón. Lo quiero dentro entero. Lo quiero... ahhh... sííii... ufff...

    Qué ganas tenía de esto

    Síiii...

    Ohg, qué cuerpazo tienes, Adri. Ese cuerpazo se merece que lo cojan como Dios manda. ¿Entiendes? Que te cojan bien, por todos lados, como a una verdadera ****.

    ¿Estás cachondo, mi amor, estás muy cachondo?

    Y tanto... me estás matando Adri, estoy a punto de correrme...

    Me muero por que te corras dentro de mí. Dios, estoy tan empapada que te resbalarías

    Síiiii ufff, Adriana, Adriana...

    Joder, aghhh, qué pito tienes. Los dedos no son lo mismo, Fer, yo quiero tu vergaaaaa

    Así, dale, dale, dale más rápido, ufffff, quiero ver cómo te corres para mí, cómo eres una ****. Eres una ****, Adri. La más **** de todas. Así. Date la vuelta. Quiero verte el ****. Quiero verte el **** de cerca y cómo te sacas y metes los dedos. Venga, dale...

    Ohhh, síii, Ferrr... estoy tan caliente...

    Ahggg, ahggg, cabrona, cómo te mueves. Qué culazo tienes, diossss, estás ardiendo, ¿eh? Debes estar ardiendo, ****... ohhhggg estoy a punto de correrme... ohhh

    Córrete. Quiero ver cómo te corres. Córrete, mírame las tetas, así, de frente, mira lo salida que estoy por tu culpa. Quiero mamártela, Fer, y que te corras en mi boca. Córrete...

    Ufff... me voyyyy.... ahhghggggggg

    Diossss... ohh, sí, Fer, síii, síiíii... me encantasssss, me encantaaassss.

    Ufffff... Adriana... joder... increíble... ufff... Sí, sigue, sigue... Métete los dedos. Imagina mi lengua, mi pito, mi peso sobre ti. Tus piernas en mis hombros, mi ***** hasta el fondo, cómo te meto sólo la punta para luego metértela entera y oírte gemir así...

    Ohhhh, Uffff

    Así, sigue, sigue, sigue. Joder, qué cachondo me pone oírte gemir así...

    Fer... Feeeeerrrr

    Te vas a correr, Adri, te vas a correr, ****.

    Sí... Aaghhhh, síiii, Feeerrrr...

    Ufffff, Adri...

    Fer

    Dime

    Nada

    Dime

    Eso

    Qué

    Gracias

    Uf, gracias a ti, Adri.

    Te quiero.

    Y yo. Eres increíble.

    Oye

    Dime

    ¿Y ahora cómo sigo yo trabajando?


    La Amenaza Elegante.
    [img]http://i43.tinypic.com/ic5qhi.gif[img]

  5. #105
    Master Novato
    La Amenaza Elegante
     
    Avatar de El Chile Enmascarado.
    Fecha de ingreso
    15 may, 06
    Ubicación
    Chalet Suizo
    Mensajes
    1,486
    Temas
    24
    Points
    15,493 (0 Banked)
    Regalos Policia Moderador
Gift received at 02/08/2011, 15:01 from JaNCeK ®
    Awards Gold MemberAncient Member
    Poder de reputación
    68

    ¿No Quieres?

    Imagínate que te invito a comer, que charlemos de lo tuyo y de lo mío ante una buena mesa con un vino superior, y mientras comemos, yo te mire a los ojos sin darte tregua.

    Que salgamos alegres al sol de la tarde y, en alguna esquina maravillosa, con cuatro preciosos edificios coloniales de cantera rosa, me detenga un momento para admirarte. Entonces te tome del brazo y te diga: "Haz el amor conmigo". Me mirarás y repetiré, igual, o casi: "por favor. Me encantas... haz el amor conmigo, hoy".

    Me responderás con un beso, un beso prolongado y ardiente bajo el tibio sol, en una esquina maravillosa. El resto de la tarde, besándonos y acariciándonos como dos adolescentes, la pasaremos de plaza en plaza y de bar en bar, admirando la ciudad. No habrá prisa: tendremos todo el día por delante y estaremos dulcemente excitados.

    Finalmente, en el último bar, pondrás la mano sobre mi bulto, acariciándolo, haciéndolo crecer bajo tu mano. Te observaré largamente y sostendrás mi mirada. Pediremos la cuenta y al salir me darás la mano. Media cuadra después, en la puerta de un hotel, jalarás mi brazo y, dándome vuelta, me besarás. Tus labios sabrán a miel y a miedo, tu lengua a decisión y a fresas. Tu cuerpo, estrechándose con el mío, al cielo y la gloria.

    Me llevarás hacia adentro y pediré un cuarto. En el ascensor meterás la mano dentro del pantalón y acariciarás mi glande, apenas con la yema del pulgar, mientras subes tu falda mostrándome los muslos, carnosos y delicados. En el pasillo, el tirante de tu body se deslizará, dejando completamente desnudo tu hombro, a merced de mi boca y mi lengua, que lo harán suyo mientras una de mis manos abrirá la puerta y la otra acariciar tus nalgas, por encima de la blanquísima braga.

    Y entonces todo se convirtió en verdad y transitamos por el presente hacia el futuro, quedando esto en el pasado, siempre perfectible, porque, entonces, me desvestiste.

    Si, me desvestiste, con cierta prisa y yo te dejé hacer y, sentado en la orilla de la cama, casi muero cuando volviste a agarrar mi *****, y con suavidad, comenzaste a pasar tu mano por todo su extensión. Me tocabas cada vez con más fuerza. Tuve que detenerte un poco.

    Estabas conociendo; explorabas y descubrías y yo te dejé hacer un rato, hasta que atraer tu boca a la mía y nos besamos. Seguías vestida y yo deslicé mi mano dentro de tu escote, atrapando tu seno, apresando tu oscuro pezón. Entonces te apartaste de mi, dejando mi ***** en paz, para tranquilidad de mi espíritu. A dos pasos te quitaste body y bra, negros como mi conciencia, y te acariciaste los pechos para mi. Luego te quitaste la falda y una de tus manos se deslizó dentro de la braga, acariciando apenas. Estabas verdaderamente hermosa pellizcándote el pezón con una mano y acariciándote bajo la braga con la otra, así que me acerqué a ti, llevando mi boca a tu pezón libre y mis manos a tu cintura. Soltaste entonces el primer gemido de la tarde.

    Decidí entonces pasar a la ofensiva, arrebatando la iniciativa al enemigo, o sea, tu misma, hermosísima chica. Fue entonces cuando mis manos palparon la delicadeza de tu cintura y la curva de tus caderas. Toqué tu cuerpo entero, tus caderas tan lejanas de los dedos de tus pies y, entre unas y otros, ningún ángulo, solo curvas interminables. La depresión de tu espalda antes de reventar en la soberbia grupa, los pechos como suaves globos, todo en ti era firme y curvilíneo.

    Tuve una última duda cuando mi boca se posó en la delgada y suave capa de piel que cubre el centro de tu pecho, entre los dos suaves volcanes que ofrecías, generosa, a mis manos y mis labios. Tracé marcas, dibujé mapas sobre tu cuerpo ardiente, busqué tu vagina bajo la braga, descubriéndola mojada y olorosa... no debo, se que no debo, me decía una vocecilla.


    "No debería", pensé por última vez, al recorrer tu, tus curvas piel, las curvas de ese cuerpo apenas entrevisto durante los instantes que encendió el candil. La tersura de tus manos, la firmeza de tus formas, la dulzura de tu lengua y el olor de tu sexo me llevaron al siguiente paso: te acosté boca abajo, bajé tus bragas, abrí tus piernas y hundí entre ellas mi boca y mi nariz, para aspirar y paladear tus olores y tus fluidos.


    Succioné tu clítoris muy despacio mientras mis dedos acariciaban tus labios vaginales. Gemías, mientras mis dedos y mi lengua se paseaban a placer por tus intimidades. Gocé percibiendo el paulatino crecimiento de tus labios vaginales, que se hinchaban conforme yo acariciaba, conforme mis dedos hacían círculos breves en la entrada de tu vagina, conforme la succión se convertía en vida entera.


    Tuviste tu primer orgasmo conmigo. Mi lengua recorrió todo tu sexo recogiendo los fluidos derramados y luego me deslicé lentamente hacia arriba, tocando tu cuerpo, entreteniéndome en tus pechos, besando tu cuello y tus hombros, tus orejas y tus ojos, con la intención de distraerte de lo que venía, mientras acomodaba mi ***** en la entrada de tu sexo.


    Noté tu retraimiento y en lugar de entrar, deslicé mi miembro entre los empapados labios vaginales, dándonos a ambos un masaje gratamente placentero. La palpitante cabeza subía y bajaba sin penetrar y, al notar que suspirabas otra vez, me detuve en tu entrada y, con la mayor delicadeza posible empiezo a penetrarte. Me deslicé sutilmente mientras pude, hasta finalmente hundirme del todo, arrancándote ya no un gemido sino un pequeño grito.

    Te gocé entonces sin pausa, transformando tu grito inicial en gemidos de placer, mi fuego en agua, tu hielo en lava ardiente. Te hice mía sin contemplaciones y estallé en ti. Cuando mi ***** se retrajo y me retiré, suspiraste más largo que antes, te estiraste a mi lado y empezaste a acariciar mi pecho.

    Y luego preguntaste:

    "¿Repetimos?"

    Y yo te pregunto:


    "¿No quieres?"


    La Amenaza Elegante.
    [img]http://i43.tinypic.com/ic5qhi.gif[img]

  6. #106
    Master Novato
    La Amenaza Elegante
     
    Avatar de El Chile Enmascarado.
    Fecha de ingreso
    15 may, 06
    Ubicación
    Chalet Suizo
    Mensajes
    1,486
    Temas
    24
    Points
    15,493 (0 Banked)
    Regalos Policia Moderador
Gift received at 02/08/2011, 15:01 from JaNCeK ®
    Awards Gold MemberAncient Member
    Poder de reputación
    68

    Me creen semental

    Me creen semental

    Laura está convencida de que soy un semental reproductor, todo por que a ella la dejé embarazada a la primera vez que nos revolcamos en su cama, a pesar de llevar tres años de casada con su marido y este no lo había logrado, a pesar de ser cubierta por este a lo menos dos veces a la semana, además de haber estado sometida a tratamientos por médicos y no pasaba nada, me trae amigas que ella sabe que quieren tener un hijo, me las provee, solicitándome hazlas felices y déjalas preñada igual que a mi, yo feliz las agasajo con mi pene satisfaciéndolas y satisfaciéndome.

    Hoy circula por este dormitorio Estela, una amiga de su infancia de Laura, está casada con un individuo egoísta y maduro que no le da importancia a la descendencia. Estela desea un bebé y por eso esta con depresión, casi llegando al suicidio y a la separación de su marido, su única solución es un embarazo que finalice con un bebé.

    Recurre a su amiga para ver la solución, la amiga no encuentra más lógico que presentármela para que la monte y la preñe.

    Me presenta a Estela diciéndome, esta mujer de 30 años es mi mejor amiga así que debes darle todo lo que desea y dárselo bien, ya que su marido viejo no le hace ni cosquillas.

    Sus órdenes son leyes y debo cumplirlas: Casada con un hombre de edad madura, el cual es un marido protector y abastece a la casa de todo, menos de lo que ella espera, orgasmos sexuales; vino a la casa de su amiga, aquí la esperaba, unos días antes había estado conversando Estela con Laura, insistió que con su marido, no pasa nada, Laura la preparó para el siguiente paso y complacencia de su feminidad y que yo le iba a dar, esos orgasmos y pasión que ella tanto deseaba..

    Conversamos los tres y luego de la conversación no tengo la menor duda. No la satisface en la cama. Nunca sintió, ella, que estallara dentro de si la locura del orgasmo, además a su marido no le interesa tener descendencia, ella se encontraba perturbada, agitada, ansiosa.

    Es preciosa alta, morena clara, unas preciosas y enormes piernas bien hechas, unos muslos que están para acariciarlos, unos senos bien formados, redondos, deliciosos, para chuparlos. Su cabello precioso. Tiene un cabello negro hasta media espalda, que se desliza por sus senos. Es lacio y brillante. No creo que nadie, al observarla, no la desee. Sus ojos son azules y su cara demuestra que es toda una mujer apasionada en la cama. Tiene cara de desasosiego sexual, es preciosa. Además posee un **** enorme.

    Su cuerpo comenzó a temblar, cuando mis dedos y manos comenzaron a recorrerla, su cuerpo se enardeció, cerró sus ojos, se dejó llevar por el momento. Sentía claramente mi mirada en su espalda, en sus caderas, no sé porqué, pero casi me solicitaba que se las tocara, fue una sensación de coraje, pero a la vez su cuerpo sintió algo contrario a lo que su mente le decía, sentía un chorro de sus líquidos salir por su vagina, oh! ¿Cómo podía ser eso? las ideas comenzaron a cruzar su mente, por un lado estaban sus sentimiento de mujer casada y por el otro sus sentimientos de mujer casada insatisfecha, los cuales afloraron y comenzó a besarme, a cooperar conmigo, sus nervios y sus temores se fueron desvaneciendo, sus sentimientos comenzaron a traicionarla, logrando vencer la breve resistencia que al principio me opuso. Además no tenía escapatoria, de todas formas yo quería cogerla y no me iba a detener hasta hacerla mía.

    Fui tierno, sus temores se fueron desvaneciendo poco a poco y luego su entrega fue total, mis manos subiendo y bajando, arrastrando la tela de la falda, moldeando sus exquisitas piernas la desnudé, atrás quedó la ropa interior, sus pechos ya estaban desnudos por completo, sus pezones, de apretarlos y juntarlos para poder llegar con mi boca a lamerlos mientras mi pene salvaje se encargaba de acariciarle su vagina, su cuerpo la urgía y la admiré sin ropa era agraciada.

    La acomodé en la cama. Separándole las piernas al máximo, sus vellos eran cortos, sus labios eran grandes y su clítoris también, Enseguida me echo encima, con mi cabeza a la altura de su monte de Venus, metiendo la nariz completamente entre su mata de vellos, no era una mujer velluda, pero como no se depilaba tenía un monte bastante revuelto. Y comencé a lamerlo. - "Pero preciosa si tú también tienes deseos y ganas de ser disfrutada mira como estas de mojadita".- Era cierto, su cuerpo estaba reaccionando a lo que sucedía. El sentir mi lengua ahí hizo que abriera aún más sus piernas para recibir toda mi lengua. – "¿Te esta gustando verdad? Desde que te vi, me di cuenta que eras una mujer sexy encerrada en un cuerpo de señora seria".- Se enderezaba ayudada de sus codos para ver como metía mi cabeza entre sus piernas y lamía vagina, es que su marido nunca se lo hacia, pero se fue tranquilizando llevándola suavemente al orgasmo con mi lengua, ella quería mas, quería comerse todo, hacía que sus piernas temblaran, su cabeza cayo hacia atrás con un grito de placer.

    Acerqué mi pene a la entrada de su vagina y enloquecía su agujero con la pelada y roja cabeza, me dejó que lo recorriera en círculos, acaricié el clítoris una y otra vez y cuando ella estaba casi inconciente de placer, mis manos guiaron el pene y de un solo empujón lo enterré en su interior. Cada empujón mío era un nuevo movimiento que la clavaba en la cama, pero nada le importaba, excepto la sensación de plenitud que la invadía con ese miembro dentro, Estela facilitaba al máximo la penetración, abriendo sus piernas casi paralelas a mis hombros, elevando sus caderas. Comencé a moverme, rápido, con un mete y saca que la ponía loca, hasta que logré hacerla alcanzar los inicios de un delicioso orgasmo, fue fenomenal, comenzó a gritar, a mover su pelvis, a rotar sus caderas de un lado para otro, hasta que la sentí explotar en un orgasmo fenomenal, mi pene dentro de su vagina vaciaba por borbotones chorros de semen que la recorrían hasta el fondo de su matriz.

    Se relajó después de esa lucha cayendo en un sueño. Aproveche de recorrerla entera, con mi miembro, sus senos, sus caderas, sus piernas, su sexo al cabo de una media hora estaba nuevamente con mi pene en posición de combate, tieso mirando hacia el cielo, curvo en su extremo, -ella me mira y dice " en verdad quieres mas, mi cuevita aun esta adolorida, pero métemelo"-. No necesite nueva orden, cogí sus piernas las acomodé sobre mis hombros y la penetre profundamente sacándole ayees de dolor y placer, comencé a moverme de una forma rítmica, deliciosa, haciéndola gemir, cualquiera que la hubiera escuchado no creería que estaba siendo forzada, pero ¿lo estaba? me acomodé arriba de ella hasta alcanzar con mi boca sus tetas, se las mordisqueo, que placer sentía.

    Nuevamente la tuve al borde del delirio comenzó a gritar como loca, movía su pelvis tratando de rotar sus caderas de un lado para otro en un ocho, hasta que nuevamente la sentí explotar en su orgasmo arañándome mis hombros y apretándome con sus piernas en contra de su cuerpo, casi impidiéndome moverme, hasta que la rocié con mis ríos de semen en el interior de su rendija sexual. Con gran placer se relajó cerrando sus ojos y abrazándome contra ella al tiempo que emitía un ronco resuello de placer… Luego me susurra…"no solo voy a tener un bebé contigo, quiero tener dos".

    Reposamos un poco nos levantamos y nos retiramos en su vehículo, antes de bajarme de este en el centro de la ciudad, me dio su número celular particular para que la llamara en unos diez días más,…esto es parte de otra historia.


    La Amenaza Elegante.
    [img]http://i43.tinypic.com/ic5qhi.gif[img]

  7. #107
    Master Novato
    La Amenaza Elegante
     
    Avatar de El Chile Enmascarado.
    Fecha de ingreso
    15 may, 06
    Ubicación
    Chalet Suizo
    Mensajes
    1,486
    Temas
    24
    Points
    15,493 (0 Banked)
    Regalos Policia Moderador
Gift received at 02/08/2011, 15:01 from JaNCeK ®
    Awards Gold MemberAncient Member
    Poder de reputación
    68

    Las chicas de la oficina

    Mis compañeras de trabajo

    De cómo llegué a acostarme con una de las secretarias de mi oficina y de cómo me engancharon las tetas y el hambre de sexo de de la secretaria de compras

    Me llamo Juan, tengo 32 años, soltero y trabajo de jefe de ventas de una empresa cercana a Barcelona. No me considero un tipo muy guapo, pero mi facilidad de palabra me ha supuesto bastantes alegrías con las mujeres.

    La historia en la que estoy inmerso, empezó hace unos 2 meses de forma accidental. En la pequeña empresa en la que trabajo, solemos hacer, de vez en cuando cenas algún viernes por la noche y normalmente nos juntamos todos los de la oficina (los departamentos comercial, de administración y de compras), en total solemos ser unos 10, de los cuales, 8 son mujeres. Los dos únicos hombres somos yo y mi compañero que lleva exportación y esta casado y tiene dos hijos. Las mujeres que involucra la historia, son 2, una trabaja de secretaria en mi departamento (el comercial), pero se ocupa mayoritariamente de temas de exportación (con mi compañero), aunque trabajamos a menudo juntos y tenemos bastante relación profesional. Ella, se llama Andrea, tiene 23 añitos, está soltera y sin ser una modelo de pasarela, es una mujer atractiva, mide alrededor de 1,65m, rubia, cara agradable, con unos labios que dan ganas de besar y de cuerpo, debe tener unas tetas de la talla 90 y un buen ****, durito y respingón. Lo malo, es que por su forma de vestir, no suele mostrar mucho, siempre lleva tejanos ajustados (le marcan un culito que dan ganas de sobar hasta hartarte), de cintura alta (rara vez, incluso cuando se agacha se les ven las bragas), las pocas veces que he conseguido ver por encima de la cintura de los pantalones (y por lo que se intuye con sus tejanos ajustados) lleva, normalmente tangas, pero bastante simples (de estos sin costuras) y poco sexy. Sus camisetas suelen cubrir más de lo que yo desearía y los escotes no son para nada habituales. En resumen, es una chica a la que le echarías un palo sin ningún tipo de problemas, además, al tenerla cerca y por su simpatía, se me había antojado poder tirármela. De todas formas, cómo ya he dicho, no soy un Adonis y pensaba que al ser compañeros de trabajo tenía poco que hacer, ya que su actitud conmigo era de mantener las distancias.

    La otra chica que juega un papel importante en esta historia, sexualmente hablando, no existía para mí, ella tiene 19 años, se llama Lourdes, sale con un chico des de hace 2 años y trabaja en el departamento de compras de mi empresa. Es bajita, de unos 1,55m, está gordita (a mi las chicas me gustan con curvas, pero Lourdes tiene algo mas que curvas), de cara es una chica del montón, con grandes tetas (de eso si me había fijado) aunque las esconde detrás de blusas amplias, un grandísimo **** y de muy buen humor siempre. Cómo ya he dicho, nunca me había fijado en ella para compartir mi cama, y daba la sensación de sólo tener ojos para su novio.

    Como ya he dicho, solemos hacer cenas con todo el personal de la oficina. En la última, después de una semana movidita estábamos pocos, éramos seis y yo era el único hombre. Ese día, yo iba con ganas de guerra, ya que llevaba más de un mes sin mojar, pero de los que estábamos, sólo yo y Andrea estábamos sin pareja. Además, estando entre compañeros el intentar con alguna algo se antojaba difícil. Durante la cena y debido a la ingestión de alcohol y el hecho de ser el único hombre, las frases con doble sentido entre yo y varias de mis compañeras eran constantes. Durante la cena no pude intentar nado con Andrea, ya que nos sentamos en sitios opuestos en la mesa. Una vez terminamos de cenar salimos a tomar unas copas a un pub cercano.

    En una de mis idas al baño, me tropecé con Andrea que volvía del baño con cara de cansada y masajeándose la nuca. La paré y acercándome a su oído (por el volumen de la música) empezamos a hablar:

    Juan: ¿Cansada?

    Andrea: Un poco, ha sido una semana dura, además me duelen las cervicales

    En ese momento, vi un poco de esperanza en mis posibilidades con Andrea, ya que uno de mis hobbies es dar masajes (es una afición que aprendí con una de mis ex, con la que aprendí mucho de cómo excitar a una mujer sólo con las manos).

    Juan: Si quieres te puedo dar un masaje, aunque no puedas tumbarte puedo ayudarte a calmar tu dolor y así alargamos la noche.

    Andrea: ¿No me digas que sabes dar masajes?

    J: Se me da algo bien, es una de las aficiones que tengo, cuando quieras te lo puedo demostrar en algún sitio mas adecuado, pero ahora te puedo hacer un apaño.

    Le guiñé un ojo y vi una sonrisa de complicidad. Parecía que podía tener alguna oportunidad con ella.

    Andrea: Algún día lo comprobaremos… pero no me vendría nada mal un masaje ahora.

    Juan: Vamos a un sitio un poco mas tranquilo.

    A: Juan, que sólo te pido un masaje (me dijo riendo).

    J: Ya lo sé que de momento sólo me pides un masaje, pero ya que no estamos en un sitio muy adecuado déjame hacerlo lo mejor que pueda.

    A: Vale, vale…

    Nos apartamos un poco de la parte mas bulliciosa del bar y nos fuimos a unas butacas que había en una zona mas tranquila, para parejitas aunque a esas horas aún estaba muy tranquila. Hice sentar a Andrea en una de ellas y yo me coloqué detrás de ella, me froté las manos (para tenerlas a buena temperatura, aunque no era necesario), aparte sus cabellos rubios y quedó a mi disposición un bonito cuello, con piel blanca y suave. Empecé a masajear sus cervicales durante un rato. Me acerqué a su oreja para decirle si podía quitarse la blusa que llevaba, ya que así podría darle un masaje por los hombros. Aproveché, para aspirar su olor, a pesar de llevar ya un rato en el local, olía muy bien, a algún perfume que recordaba pero que no logré identificar. Andrea, sin contestar, se quitó la blusa y se quedo con un top blanco ajustado, que mostraba un generoso escote. Yo pensé, por que no podía llevar ese atuendo a la oficina, ya que le sentaba de maravilla. Seguí con el masaje, pero ampliando el radio de acción, ahora empecé a masajear sus hombros, su cuello y suavemente, detrás de sus orejas. Sé por experiencia que muchas mujeres pueden excitarse sobremanera con un buen masaje en sus hombros y en su cuello. Supuse que habría cerrado los ojos, ya que vi que se relajaba. Estando así, aproveche para echar una ojeada sin ningún disimulo a sus tetas, encajadas dentro de un sujetador de encajes que mostraban un canalillo que me estaba haciendo perder la cabeza y crecer la *****.

    En un último paso para hacerla caer, acerqué mi boca a su cuello y…ella al sentir mi aliento caliente en él se levantó de golpe, miró el reloj y me dijo:

    Andrea: Uff…llevamos mucho rato aquí, nos van a echar de menos, vayamos con las otras.

    Me dio la espalda mientras se ponía otra vez el jersey y yo, como un bobo sólo pude admirar su ****, enfundado dentro de unos tejanos que marcaban perfectamente las dos mitades de su **** y dejaban claro que llevaba un tanga.

    La seguí como un corderito y cuando llegamos dónde estaban las chicas ya sólo estábamos sólo Andrea, Lourdes, Ana (otra chica de la oficina, casada y de mal carácter) y yo. Los comentarios de las dos chicas, al ver que llegábamos juntos fueron subidos de tono y del tipo de dónde nos habíamos metido, que qué habríamos estado haciendo… Andrea se puso colorada y yo contesté que un caballero nunca cuenta lo que hace o deja de hacer con una dama, pregunté si a alguien le apetecía algo de la barra y me escabullí a buscar algo para apagar, no mi sed, sino mi calentura.

    Al volver donde estaban las chicas pude ver risitas de complicidad entre ellas mientras me miraban y supuse que Andrea les había contado mi masaje y mi intento de beso en la nuca. A partir de ese momento, Andrea parecía no querer acercarse mucho a mí, en cambio Lourdes se empeñó en bailar conmigo repetidas veces, cosa que aproveché para admirar sus tetazas, enfundadas en una camiseta verde, con un escote de pico que mostraba una parte de sus melones sujetados por un sujetador casi ortopédico, ahí, calculé que sus tetas debían ser de la talla 110 o 115 (para una mujer pequeñita cómo ella son un poderoso par de tetas).

    La noche no duró mucho más, ya que a la hora Ana y Andrea propusieron irnos a dormir y, claro Lourdes y yo les seguimos.

    Cuando llegué a casa, llevaba un calentón cómo hacía tiempo, opté por poner un DVD de mi colección porno dónde una ****** con un par de melones impresionantes se entrega a dos weyes en una oficina. Con la peli y el recuerdo de los dos escotes, el de Andrea y sobretodo el de Lourdes, me corrí de forma abundante.

    Durante la semana, ni Andrea ni Lourdes me hicieron ningún comentario, pero el jueves, durante una pausa para tomar un café, coincidí con Lourdes. Mientras esperábamos el café me soltó:

    Lourdes: ¿Te lo pasaste bien el viernes? Yo, me lo pasé muy bien, pero se hubiera podido acabar mejor.

    Juan: Sí, la verdad es que me fui a casa con ganas de fiesta.

    L: Se te veía muy contento (me dijo mientras miraba fijamente mi entrepierna).

    J: Iba muy bien acompañado y uno no es de piedra.

    L: ¿Lo dices por mí o por Andrea? A ella la pusiste también muy contenta.

    Eso despertó mi cerebro y mi pito.

    J: ¿Por qué lo dices?

    L: Hombre, nos comentó que le habías dado un masaje que la había dejado a punto de caramelo… y a mí no me hubiera importado que me lo hubieras dado a mí.

    Cuando iba a responderle, apareció la jefa de compras, que me obligó a cambiar de tema y de forma disimulada escabullirme, bastante cachondo a mi despacho.

    Al rato, mandé un mail a Lourdes, diciéndole que quería seguir con nuestra conversación en mi despacho, que diera alguna excusa y viniera en cuanto antes a mi despacho.

    Su respuesta me dejó aún más cachondo: "No sabes las ganas que tengo…"

    Al cabo de un par de minutos, llamaban a la puerta de mi despacho, y entró Lourdes, con un bloc de notas y vestida con su ropa habitual, pantalones negros poco ajustados y camiseta de pico con botones ancha para no marcar sus enormes tetas aunque, ahora la llevaba con algún botón más desabrochado.

    La hice pasar, ella cerró la puerta y se sentó frente a mí mostrándome un fabuloso escote, que hizo calentarme aún más. Su mirada, delataba que ella también estaba cachonda y yo esperaba poder aprovechar la situación para conseguir rebajar la calentura que me había dejado el viernes en el bar.

    Juan: ¿Y bien? Me decías que Andrea se quedó cachonda con mi masaje… (no pensaba andarme con tonterías, quería tirármela y quería que ella lo supiera).

    Lourdes: Después de volver nos dijo que le habías dado un masaje espectacular y que le habías propuesto seguir, y que por no caer en la tentación te cortó antes de ponerse aún mas cachonda.

    J: Y eso a ti te puso muy a tono, ¿no?

    L: ¿Te crees que me hubiera pegado tan a ti si no hubiera estado cachondísima?

    J: ¿Y ahora te pegarías a mí?

    L: ¿Ahora?...Me pegaría tanto a ti que seguro sentiría esa ***** que esta creciendo debajo de la mesa…

    Me quedé mudo, la tenía por una chica tímida y había descubierto a una leona. Reaccioné rápidamente y le dije:

    J: Busca una excusa para disponer de un rato en el almacén, pero en lugar de ir al almacén entra en los baños de la show room… y no tardes.

    L: No tardaré…

    Y se levantó dándome una espectacular panorámica de sus tetas.

    En la empresa, tenemos en la entrada una sala con una muestra de los productos que fabricamos, en la que hay unos baños que no utiliza nunca nadie, además son amplios y separados del resto de fábrica. En resumen, era un buen sitio para poder tener un buen rato de sexo con la leona que había descubierto en la oficina.

    Al par de minutos de que se hubiera marchado Lourdes de mi despacho, avisé a mi secretaria que salía un rato y me dirigí al baño del show room.

    Cuando llevaba unos 5 minutos que se me hicieron eternos, oí cómo se abría la puerta de la show room y cómo alguien se acercaba a la puerta de los baños. En el baño sólo entraba la luz de una pequeña ventana, y yo al llevar rato a oscuras y tener la vista acostumbrada a la poca luz, en cuanto se abrió la puerta vi que, efectivamente se trataba de Lourdes, que al venir de una sala con luz abundante no veía con claridad. Sin darle tiempo a nada, la cogí de la mano, tiré de ella y la metí en uno de los baños con puerta que había, pasé el cierre y sin mediar palabra le pegué un morreo mientras mis manos iban a sus abundantes tetas y… sorpresa, por el tacto deducí que se había quitado, antes de venir al baño sus sujetadores y entre mis manos y sus senos sólo había la fina tela de su camiseta. Al haber tan poca tela entre mis manos y sus tetas pude notar sus erguidos y duros pezones.

    Mientras mi lengua que se había adentrado en su boca luchaba con su lengua caliente y húmeda. Besaba muy bien la condenada, movía su lengua cómo si hiciera siglos que no besaba a nadie y con muchas ganas. Su maestría con su lengua, me hizo pensar que si usaba siempre así su boca y lengua debía chupar pollas con mucha maestría y me dije a mi mismo que pronto iba a comprobar-lo. Separé nuestras bocas sin dejar de sopesar sus enormes tetas y pellizcar sus pezones.

    Lourdes: No sabes las ganas que tenía de esto des del viernes por la noche, cuando noté este pedazo de pito restregándose contra mi barriga. Me dijo mientras ponía su mano derecha sobre mis pantalones y notaba mí ya durísima *****.

    Juan: A mí me dejaste con unas ganas, que al llegar a casa me hice una paja pensando en tus tetas.

    L: ¿Ah sí?

    Mientras le empecé a subir su camiseta hasta hacer aparecer sus blancos pechos, con un gran pezón de más de un centímetro, durísimo y con una aureola de color marrón de unos 4 centímetros de diámetro.

    J: Sí, en estas tetas que me voy a comer.

    Y empecé a devorar una de sus tetas, mientras mis manos estrujaban la otra. Ella, se acabó de quitar la camiseta, entre jadeos que me ponían muchísimo y siguió masajeándome mi ya dura ***** por encima del pantalón.

    Después de un rato de comerle las tetas y que ella me sobara a gusto el paquete, la fui empujando hacia el suelo. Ella entendió lo que quería y empezó a desabrocharme el pantalón. Cuando ya estaba de rodillas dejó caer mis pantalones a mis tobillos y tiró de mis boxers, ya húmedos y mi polla saltó como un resorte. Lourdes abrió los ojos como platos. No soy un superdotado, pero mi pito mide 18 centímetros y es bastante gordo.

    L: Vaya falo, ojala mi novio tuviera un pito como el tuyo.

    Me dijo mientras sacaba la lengua y empezaba a saborear el primer líquido que salía de mi pene. Después empezó a tragárselo entera. Mis sospechas de que era una excelente chupadora se convirtieron en realidad cuando se tragó mi pito entera mientras yo me apoyaba en la pared del lavabo. Miré a Lourdes, que tenía su mirada clavada en mi rostro de gusto mientras ella se había desabrochado el pantalón y se masturbaba con su mano izquierda.

    J: Quítate los pantalones. Le ordené.

    Lourdes, sin dejar de comerse mi falo, se bajó los pantalones y las bragas como pudo y pude contemplar su gran y blanco ****, que se mostraba muy incitante. Alargué una de mis manos y con una ayudita de Lourdes llegué a tocar una de las nalgas, que noté blanditas pero muy suaves. La excelente la mamada de Lourdes, que me miraba con cara de vicio, combinada con el sobeteo de sus nalgas, me hizo pensar que no tardaría mucho en estar a punto de correrme. Aunque ganas no me faltaban de llenarle la boca de mi leche, quería metérsela a Lourdes.

    J: O lo dejas o te lleno la boca de semen. Date la vuelta, apóyate en la pared y ábrete el **** que te la meteré hasta el fondo.

    L: Tu ***** sabe riquísima y me encantaría comerme tu corrida, pero ya tendremos oportunidad. Yo tengo el coño deseando recibir tu pene.

    Se levantó, me dio un morreo rápido y se puso de cara a la pared mostrándome su blanco **** y asomando un coñito bastante peludo que desprendía un excitante olor a hembra cachonda. Se abrió las nalgas, dejándome a disposición la entrada de su ****. Yo me acerqué a su espalda con mi polla en su máxima longitud y la dirigí hacía su coño. Estaba chorreando y entro con mucha facilidad. Lourdes deseaba de verdad ser cogida y así me lo hacía saber con un continuo ronroneo y con sus gemidos. Metí sólo la punta y ella me pidió más. En lugar de metérsela de golpe quise ponerla aún mas cachonda y me retiré.

    L: Métemela ya cabrón, que me tienes mojadísima.

    J: Te la meteré cuando quiera zorra.

    Y mientras le decía esto aparte mi pene y le di un pequeño azote en el **** con mi mano. Lourdes dio un respingo y un largo gemido, que me indicó que le gustaba que la trataran de forma ruda.

    Volví a acercar mi pito a su **** y la puse en la entrada. Lourdes sin darme tiempo a reaccionar se echó para atrás y se la clavó entera.

    L: Uff…que gusto...Juan, tengo tu polla hasta mis entrañas…cógeme cabrón…

    Se empezó a echar adelante y atrás ensartándose lentamente entre gemidos. Yo llevé mis dos manos a sus tetas, que estaban aplastadas contra la pared, busqué sus pezones, estaban enormes, cogí uno con cada mano y se los pellizqué con dureza.

    L: Aaaahhhhhh…que gustazo…sigue con mis pezones…estrújalos…me voy a correr…

    Acelere el ritmo de la follada, mientras los gemidos de Lourdes aumentaban de volumen, dejé una de sus tetas para dirigir mi mano al coño de Lourdes, busqué su clítoris hinchado y lo masturbé sin compasión al tiempo que mi otra mano le retorcía aún mas los pezones. Lourdes ya estaba desbocada.

    L: Aaaahhhhh…mas, mas…me corro…que gusto…me voy a correr…aaahhh…que vergón…me muero de gusto…ya, ya, ya…no pares…me corro…cabrón…me corrooooooo…

    Entre espasmos de Lourdes mordiéndose los labios para no chillar, me mojó la polla y mis dedos. Sin parar de metérsela y de masturbar su clítoris Lourdes se fue relajando.

    L: Que corrida…me has dejado a gusto…te voy a devolver el favor…

    Le pegué un azote en el **** y le dejé mi ***** quieta enfundada por las paredes de su coño. Llevé mi mano mojada a mi nariz, olía a hembra caliente, me llevé los dedos a la boca y los lamí.

    L: Ummmm…me gusta que me trates como a una niña mala…

    Le di otro azote y Lourdes con los músculos de su coño me empezó a masajear la polla, después de unos cuantos masajitos, empezó un lento mete-saca, del que fue aumentando el ritmo mientras yo le azotaba el **** dejándoselo rojo y con la otra mano le estrujaba los pezones.

    L: Córrete cabrón…quiero tu leche…me matas de gusto…aaaahhhh…sigue, sigue…que gustazo…

    J: No pares…me corro…me corro…

    Lourdes se sacó la ***** de su coño, se arrodilló, puso mi pene entre sus tetas y me masturbó con fuerza. Mi pene se tensó, a punto de descargar. Lourdes abrió la boca para recibir mi leche y un lechazo fue a parar a su cara, el segundo fue a su barbilla y los siguientes fueron a para a sus tetas.

    L: Me encanta tu leche…está calentita…

    Me pegó un lengüetazo a mi polla mientras se restregaba mi semen por sus tetas.

    L: Mira cómo me has puesto…voy a llevar tu semen todo el día conmigo…voy a estar muy caliente en la oficina…

    Se llevó sus dedos pringados a su boca y me limpió la ***** con ganas, hasta dejármela bien limpia. Lourdes miró la hora y ya llevábamos más de media hora en el lavabo.

    L: Debo volver al trabajo, se ha hecho tarde…espero poder repetirlo…

    J: Se repetirá…pero debes ser buena niña y ayudarme con Andrea y no te faltará mi pene.

    L: Si me tratas así te ayudaré en lo que sea, además me encantará ayudarte con Andrea si me cuentas con pelos y señales como te la tiras mientras me la metes o te como la *****.

    Nos empezamos vestir, Lourdes se limpió un poco, se arregló el pelo y antes de salir nos pegamos un morreo en el que metí mis manos debajo de su camiseta para sobarle a gusto sus tetas y despedirme de sus pezones. Lourdes salió del baño comprobando que no había nadie y volvió a su trabajo.

    Había sido un buen día, le había echado un palazo a una chava cachonda que me prometía sexo cuando y donde quisiera.

    A partir de ese día, Lourdes y yo seguimos cogiendo de forma regular en distintas situaciones, pero mi historia con Andrea parecía que no avanzaba, hasta que tuvimos que asistir a una feria internacional, hace unos 15 días, en la que todo se desató.

    Yo, había estado insistiendo con Lourdes que le insinuara a Andrea las ganas que le tenía y que le dijera, de forma velada, que lo iba a pasar bien dejándose ir.

    En esa feria, asistíamos mi compañero de exportación y yo des del primer día y a los dos días de estar allí llegaba Andrea, para pasar 6 días y 5 noches en la feria. Al tratarse de una feria en el centro de Europa, los horarios eran muy buenos (a las seis de la tarde cerraba y antes de las siete ya estábamos en el hotel).

    Durante los dos primeros días de estar Andrea no pasó nada fuera del habitual, después de llegar al hotel y ducharnos, quedábamos en el hall y salíamos a cenar a algún restaurante cercano, pero el tercer día abrió una nueva esperanza para mí..........


    La Amenaza Elegante.
    [img]http://i43.tinypic.com/ic5qhi.gif[img]

  8. #108
    Master Novato
    La Amenaza Elegante
     
    Avatar de El Chile Enmascarado.
    Fecha de ingreso
    15 may, 06
    Ubicación
    Chalet Suizo
    Mensajes
    1,486
    Temas
    24
    Points
    15,493 (0 Banked)
    Regalos Policia Moderador
Gift received at 02/08/2011, 15:01 from JaNCeK ®
    Awards Gold MemberAncient Member
    Poder de reputación
    68

    La virginidad de mi hermana y su mejor amiga

    Yo sabia que mi hermana le gustaba sexualmente pero que no se atrevía a decir nada porque somos hermanos entonces se me ocurrió darle celos con su mejor amiga.

    La historia comienza un sábado por la mañana que estaba solo en casa viendo una peli de miedo de Blu-Ray en el comedor cuando de repente sonó el timbre de la puerta, pause la peli y fui a ver quien era por la rendija de la puerta.

    Al mirar pude ver que era la mejor amiga de mi hermana, se llama Patricia aunque todos la llamamos Patri. Le abrí la puerta.

    Hola Patri ¿Qué haces aquí?- le dije yo.

    Hola Toni, es que he quedado con Eli- dijo Patri.

    Pues no esta y no se cuando vendrá pero pasa y espérala dentro- dije yo.

    (Pero yo si sabia cuando iba a volver Eli), Ella entro, si la mentí para estar con ella un par de horas es que esta buenísima y así ejecutaría mi plan para cogerme a mi hermana, mi plan era darle celos con su mejor amiga. Y de paso cogerme a Patri que desde que la vi la primera vez me la quise coger.

    ¿Que estas haciendo?- dijo Patri.

    Viendo un Blu-Ray de miedo ¿Quieres acompañarme o esperas a Eli en su cuarto?- dije yo.

    Prefiero ver la peli contigo- dijo Patri.

    Ella se saco su chaqueta tejana de color negra y la dejo colgada en el colgador que tenemos en la entrada y fuimos hacia el comedor.

    Yo como estaba solo en casa llevaba mi pijama de verano.

    Ella llevaba un top de color rojo y un tejano ajustado a su cuerpo de color azul oscuro y unas botas negras no muy altas.

    Nos sentamos en el sofá uno en cada punta.

    Pero Patri acércate- dije yo.

    No aquí estoy bien- dijo ella.

    Es que es un poco tímida con todos los chico.

    Apreté el play del mando del Blu-Ray que estaba en pausa, pero como estaba empezada le di al stop y di al play para que Patri la viera desde el principio, al rato vi que estaba temblando y.

    ¿Tienes miedo?- dije yo.

    Si, un poco- dijo Patri.

    Pues acércate- dije yo.

    Ella se acercó hasta ponerse a mi lado. En un momento de pánico me abrazo todo asustada.

    ¿Te molesta que te abrace?- dijo Patri.

    No, no me molesta- dije yo.

    Ella entonces se quedo abrazándome entonces me di cuenta que mi pito empezaba a hincharse.

    Haber si se da cuenta y se molesta- pensé yo.

    Pero no se dio cuenta y al rato yo ya me había tapado mi pene con un cojín, ella en un momento que yo no me lo esperaba se me acerco al oído y.

    Si me he dado cuenta de lo de tú *****- dijo Patri.

    Y me puso la mano encima de mi pene.

    ¿Te gusto?- dijo Patri.

    Claro que me gustas, como no me vas ha gustar con ese cuerpo de diosa romana que tienes- dije yo.

    No es para tanto- dijo Patri.

    Como que no, con ese cuerpo que tienes seguro eres la envidia de muchas mujeres- dije yo.

    Seguro que no, Eli lo tiene mucho mejor que yo- dijo Patri.

    Solo son diferentes, pero igual de hermoso o más- dije yo.

    Se las voy a describir ( mediría 170cm por lo menos, con el pelo castaño tirando a rubio media melena, ojos verdes intenso, unas tetas muy desarrolladas para su edad usaría una 100 por lo menos más pequeñas que las de mi hermana pero muy bien formados redonditos bien puestos en su sitio y duros y unos pezones gusto en el medio eran medianos y rosaditos unas caderas muy bien formadas y un **** de infarto grueso redondito bien puesto y durito y cuerpo perfecto ni musculado aunque hace ejercicio pero tampoco flácido y de tez muy morena de tomar el sol ah me olvidaba de la parte mejor de su cuerpo después de sus peras sus labios rojos intensos y grandes pensé que daría unos besos de fabula, ah es más pequeña que mi hermana en dos años.).

    Siempre medio ganas de coger con ella, pero nunca tuve oportunidad de intentarlo.

    Después de un rato tocando mi paquete sobre mi pantalón.

    ¿Quieres coger?- dijo Patri.

    Si- dije yo.

    Y nos levantamos del sofá y nos fuimos hacia el piso de arriba hacia mi cuarto, yendo hacia mi cuarto pasamos por el de mi hermana, ella se paro y.

    Hagámoslo en el cuarto de Eli que me da morbo hacerlo aquí- dijo Patri.

    Vale, porque- dije yo.

    Y entramos en el cuarto cerramos la puerta. Y empezamos a desnudarnos mutuamente, primero le quite el top que llevaba dejando ver ese sujetador de encaje negro que aun resaltaba más sus tetas ya muy grandes de por si. Luego le quite el sujetador y le empecé a manosear y mordisquear sus esplendidas tetas con esos pezones rosados y ya duros como sus peras, en ese momento su respiración se empezó acelerar.

    Estoy muy cachonda siempre he querido fornicar contigo- dijo Patri.

    Ella ya me había desnudado casi por completo solo me quedaba el calzoncillo que me apretaba por la erección que llevaba, mientras tanto yo seguía chupando, manoseando y dando besitos a esos estupendos pezones y a las tetas, note que ella gemía.

    Ella entonces se arrodillo delante de mi y me bajo los calzoncillos hasta los tobillos, al ver mi ***** exclamó.

    ¡Joder no se si me va entrara en todos mis orificios!- dijo Patri. Y empezó a hacerme una mamada espectacular.

    Empezó a chuparla poco a poco se la tragaba hasta el fondo y jugaba con su estupenda lengua lamiendo y succionando sin parar, al rato empezó a hacerlo más rápido y fuerte y entonces me di cuenta que me iba a correrme y.

    Me voy a venir- dije yo.

    Ella se la saco y.

    Me da igual corretee en mi boca que quiero probar tú semen- dije Patri.

    Entonces ella se la metió otra vez en su boca y después de unas cuantas mamadas más me corrí en su linda boca.

    Ella se lo trago sin dejar caer ni una sola gota de mi semen de su boca, luego me la limpio lamiéndomela y dejándomela limpia.

    Levántate que ahora te toca gozar a ti- dije yo.

    Empecé otra vez a darle besitos en sus tetas y pezones ya duros hacia rato, después de un ratito empecé bajando por su estomago dándole besitos y pequeños mordiscos de lujuria y toda ella se erizaba de placer, al llegar a sus tejanos que llevaba ajustados a su perfecto cuerpo de infarto se los desabroche y se los baje para sacárselos, cuando ya se los había sacado me concentra en el tanga que llevaba de color rojo le empecé a darles besitos en su coño por encima de la tela del tanga y me di cuenta que sus gemidos y jadeos iban en aumento, al poco rato de hacerle eso.

    Me corro, me corro, me corro- dijo Patri.

    Y se corrió mojando todo su tanga.

    Joder que placer me has dado y solo hemos acabado de empezado- dijo Patri.

    Pues continuemos- dije yo.

    Y le saque el tanga y me di cuenta que su coño estaba muy mojado, empecé a chuparselo entonces empezó a gemir y a gozar de nuevo, después de chuparle el coño un rato me fui directamente a mordisquearle el clítoris suavemente.

    Seguí lamiéndoselo intensamente al rato yo me levante y la agarre y la lleve a la cama de mi hermana y.

    Te voy a penetrar- dije yo.

    Házmelo con cuidado que soy virgen, solo lo he hecho con tú hermana.- dijo Patri.

    Yo me quede paralizado y.

    ¡Eli lesbiana!- dije yo.

    Ella me digo que ni ella ni Eli lo eran pero que no lo hacían con chicos porque las dos eran vírgenes y tenían miedo.

    ¿Entonces porque la quieres perder ahora y con el hermano de tu mejor amiga?- dije yo.

    Porque desde la primera vez que te vi me gustaste y quería coger contigo pero tenía miedo a decírtelo- dijo Patri.

    A mi también me gustas, tranquila que intentare no hacerte daño- dije yo.

    Empecé metiéndole dos dedos en el coño para lubricarlo, pero al poner los dedos me di cuenta que no era necesario porque al haberse corrido, ya lo tenia lubricado pues decidí penetrarla.

    La acerque su coño a mi pito y la penetre, como estaba muy mojado me entro rápido y sin hacerle daño.

    Entonces empecé a moverme rítmicamente para delante y atrás poco a poco y.

    Ve subiendo la intensidad que quiero notar esa ***** tan grande dentro mío- dijo Patri. Entre gemido y gemido.

    Entonces yo decidí hacerle caso y subí mis embestidas, sus gemidos eran cada vez más intensos y seguidos al rato.

    Me corro, me corro, me corro- dije yo.

    Yo también me corro- dijo Patri.

    Entonces nos corrimos los dos a la vez.

    Entonces ya cansados y exhaustos decidimos descansar un poco y luego continuar.

    Al rato ya descansados ella me empezó a chuparme la *****, cuando ya estaba erecta.

    Quiero que me desvirgues el **** también, ni Eli me lo ha tocado- dijo Patri. Y se puso a cuatro patas encima de la cama.

    Pues tendré que lubricártelo bien para que no te duela tanto- dije yo.

    Primero le agarre los muslos y se los separe y empecé a chuparle su ano con mi lengua también le metía y le sacaba la lengua de su ano, ella estaba gimiendo ya rato desde que empecé con mis maniobras de lubricarle el ano, decidí subir de nivel y le empecé a ponerle un dedo en su ano, al rato mi dedo ya entraba mejor y decidí meterle otro, entro muy fácil, ella entonces empezó a gritar más alto y seguido. Al rato ya lo vi muy lubricado y decide penetrarla con mi pito.

    Te voy a penetrar con mi *****- dijo yo.

    Vale pero ves con cuidado- dijo Patri.

    Me acerqué a su ano con mi pene cuando llegue puse la punta en su culito y la empecé a penetrar de poco en poco. Entonces empezó a gemir de placer yo iba con mucho cuidado para no hacerle daño pero a la vez la iba penetrando cada vez más hasta llegar al fondo, al llegar empecé a hacerlo más rápido y fuerte, ella continuaba gritando y gimiendo de placer, entonces yo decidí sentarme en la cama sin sacársela para cabalgarla y penetrarla más fuerte, decidí también con mis manos agarrarle sus preciosas tetas y manoseárselas.

    Después de un rato cabalgándola.

    Joder sigue así como me gusta, joder que grande la tienes me esta llegando hasta el fondo y me esta dando un placer que nunca podía imaginar que existiera- dijo Patri.

    Después de otro rato de estar cabalgándola y de estar jugando con sus preciosas peras.

    Me corro Patri, me corro Patri- dije yo.

    Pues córrete dentro de mi ****- dijo Patri.

    Yo la obedecí y me corrí dentro de su ****.

    Al acaba nos estiramos en la cama los dos abrazados.

    Cundo había pasado unos minutos ella.

    Quiero probar una cosa una siéntate en el borde de la cama- dijo Patri.

    Entonces yo me senté en el borde de la cama y ella se levanto y se arrodillo delante de mí.

    Entonces agarro mi pene y se la puso entre sus enormes y preciosas tetas y empezó a moverlas de arriba abajo.

    Al rato además de moverlas de arriba abajo empezó a metérsela en su boca, empezó a chuparla y a jugar con su lengua con mi *****.

    Al rato de estar haciendo eso paro y se levanto y me empujo, yo caí en la cama entonces ella se subió en la cama y puso su coño en mi boca y su boca en mi pito y empezó a chupar y a jugar con su lengua otra vez haciendo un fantástico sesenta y nueve.

    Yo para no ser menos que ella le empecé a jugar con mi lengua con su clítoris mientras le metía un dedo en su ****.

    Joder que bien lo haces, sigue así me estas haciendo llegar al limbo, que bien lo comes y como me gusta que juegues con tú dedo en mi ****- dijo Patri.

    Joder tú tampoco te quedas atrás que bien la chupas, sigue así, es el mejor palo de mi vida- dije yo.

    De repente oímos que se abría la puerta y.

    **** que estas haciendo con mi hermano y en mi habitación- dijo Eli

    Les describiré a mi hermana para que se pongan en situación: mi hermana es bastante alta mide 1.80cm de altura, una piel de un color un poco moreno, un cuerpo muy bien formado porque hace ejercicio, unas tetas grandes, redondas, bien puestas y unos pezones rosaditos gusto en el medio, usa una 120 como pude descubrir luego, un **** bien puesto en su sitio, bien formado, duro, terso y bien definido, unas piernas largas, esbeltas y bien formadas gracias al deporte que hace, un pelo rubio dorado que le llega hasta la cintura, unos ojos verdes y unos labios muy hermosos.

    De repente soltó al suelo un par de bolsas que llevaba y su cara cambio de sorpresa a enfado por pillarnos cogiendo en su cuarto.

    Se dirigió hacia donde estábamos nosotros, que del susto habíamos parado, al llegar le dio un par de ostias a Patri.

    Patri se levanto con la intención de devolvérselas pero entonces mi hermana se puso a llorar.

    **** vete de mi casa y no vuelvas más ya no somos amigas- dijo Eli.

    Perdóname Eli, es que se me presento la oportunidad y no la pude rechazarla- dijo Patri.

    Lo dicho **** vete de mi casa no has seguido nuestro plan- dijo Eli.

    Patri se fue a agarrar sus ropas se las puso y se fue llorando, yo aun estaba en la cama desnudo y paralizado por la sorpresa y un poco por el miedo no sabía como iba a reaccionar mi hermana conmigo.

    Mi hermana al ver que Patri se había ido se giro hacia mi y.

    Como me has podido hacer esto y además en mi cuarto- dijo Eli.

    Estas hablando como que fuéramos algo más que hermanos y te hubiera puesto los cuernos- dije yo.

    Lo hubiéramos podido ser si no le hubieras dado tu virginidad a Patri- dijo mi Eli.

    Yo no le he regalado mi virginidad a Patri, yo ya no era virgen cuando he cogido con Patri Eli- dije yo.

    Como que no, yo creía que lo eras y yo quería que perdiéramos la virginidad los dos juntos- dijo mi hermana.

    No yo la perdí con una amiga mía llamada Susan a los dieciséis años- dije yo.

    Ah y por cierto que era eso de que Patri no a respetado vuestro trato- dije yo.

    A una tontería hermanito- dijo Eli.

    Pues explícamelo aunque sea una tontería Eli- dije yo.

    Es que me da vergüenza hermanito- dijo Eli.

    Crees que a mi no me ha dado cuando nos has pillado cogiendo- dije yo.

    Vale te lo explicó el trato era que Patri te cogeria después de que yo te hubiera desvirgado- dijo Eli.

    Así que era eso, pues ella no ha roto el trato- dije yo.

    Como que no lo ha roto- dijo mi hermana.

    No pues el plan era que tú te acostaras primero conmigo para estrenarme pero como yo ya estaba estrenado cuando ella se acostó conmigo no ha roto el trato porque ella no me ha estrenado- dije yo.

    Mirándolo así tienes razón- dijo Eli.

    Pues como tengo razón quiero que le pidas perdón a Patri- dije yo.

    Como que le pida perdón, vale la parte de no estrenarte la a cumplido pero la de acostarse después que yo contigo si la a incumplido- dijo mi hermana.

    Y por esa tontería vas a perder una amistad que tienes con Patri desde la infancia piénsatelo hermanita- dije yo.

    Se que en algo tienes razón hermanito pero es que- dijo Eli.

    Es que nada hermanita si quieres coger conmigo tendrás que llamarla y que venga a nuestra casa y le pidas perdón delante mío- dije yo.

    Así que si le pido perdón podré coger contigo?- dijo mi hermana.

    Si pero antes pídele perdón- dije yo.

    Hacemos una cosa hermanito primero me acuesto contigo ya que estas en mi cuarto y desnudo y después llamo a Patri para pedirle perdón, que te parece la propuesta hermanito- dijo Eli.

    Me parece bien, pero la llamaras delante de mí- dije yo.

    Vale, pues levántate y ven a desnudarme- dijo mi hermana.

    Yo me levante y fui donde estaba ella que era a un par de metros de mí.

    Primero de todo le di un morreo con lengua que ella me devolvió y estuvimos un par de minutos jugando con nuestras lenguas.

    Luego continúe sacándole la chupa de cuero que llevaba puesta, después le saque su blusa color azul marino, dejándole el sostén puesto le empecé a darle besitos en el cuello y bajando hasta llegar a sus enormes tetas, al llegar si le saque su sostén de color rosa y empecé a chuparle una de sus bellas tetas y con una mano le sobaba la otra hasta que los pezones se le habían puesto duros y la respiración mutua iba en aumento.

    Continúe jugando con sus tetas un rato se las chupaba, les daba pequeños mordiscos, besitos y se las manoseaba. Al rato decidí ir bajando dándole besitos hasta llegar a su pantalón tejano ajustado a su cuerpo de color negro, se lo desabroche y se lo baje por sus estupendas piernas hasta que le quite sus botas y el tejano solo la deje con su tanga de color rosa a juego con su sostén, como ya estaba arrodillado decidí jugar un poco con su coño por encima de su tanga.

    Empecé a tocárselo, besárselo, hasta que vi que ya estaba húmeda, le baje el tanga y se lo saque, entonces seguí chupando, besándolo, empezó a gemir muy seguido y tuvo un orgasmo, sin haberle tocado su clítoris ya había tenido uno.

    Solo hemos empezado, quieres gozar aun más- dije yo.

    Pero aún se puede gozar más?- dijo Eli.

    Si aún se puede gozar mucho más- dije yo.

    Pues hazme gozar mi amor- dijo Eli.

    Yo continúe mi labor de hacer gozar a Eli, me dedique en cuerpo y alma a disfrutar de ese clítoris hermoso y aún virgen.

    Se lo chupaba, se lo lamia, le daba besitos y pequeños mordisquitos, ella gemía y gemía y me pedía mas y que no parara en absoluto, a los diez minutos me dijo.

    Métemela, métemela ya- dijo Eli.

    ¿Seguro que quieres que sea yo quien te desvirgue Eli?- dije yo.

    ¿Porque me preguntas eso hermanito?, ¿No soy lo bastante guapa o bastante mujer para ti?- dijo Eli.

    No es eso hermanita es que la primera vez tiene que ser muy especial y con la persona que ames- dije yo.

    Esa persona eres tú, te amos desde los catorce años cariño- dijo mi hermana.

    Pues vamos a continuar hermanita, túmbate en la cama- dije yo.

    Entonces yo me tumbe a la altura de su vagina, para que no le doliera le dije te voy a meter un dedo y después otro para dilatar tu vagina.

    Primero le puse un dedo, ella dio un pequeño grito de dolor.

    ¿Te ha dolido?, perdóname- le dije yo.

    No pasa nada solo a sido al metérmelo es que me he asustado, pero puedes continuar- dijo Eli.

    Yo le hice caso y empecé a mover el dedo que tenía dentro de su vagina, metiéndolo, sacándolo, moviéndolo de izquierda a derecha, de arriba a abajo o moviéndolo de forma circular todo eso no habíamos dejado de gemir, hasta que después grito.

    Me corro, me corro- dijo Eli. Y se corrió con mi dedo dentro de su vagina.

    Con una de sus manos me agarro el dedo que tenia dentro de su vagina, se lo saco y se lo introdujo en su boca y lo empezó a chupar hasta dejarlo limpio de su corrida.

    Penétrame ya con tu pito hermanito que la quiero sentir ya dentro de mi- dijo Eli.

    ¿Estas segura Eli?- dije yo.

    Si hermanito, es que estoy muy caliente y quiero notar esa enorme ***** que tienes dentro mío- dijo Eli.

    Yo la obedecí y puse mi pene delante de la entrada de su vagina y poco a poco se la iba metiendo, ella mientras se lo hacia emitía unos pequeños gemidos, hasta que tubo toda mi palo dentro de su vagina.

    ¿Estas lista Eli voy a empezar a moverme?- dije yo.

    Si estoy lista hermanito- dijo Eli.

    Entonces empecé a moverme poco a poco para no hacerle daño, ella gemía y gemía sin parar, cuando había pasado unos pocos minutos al ver que no le dolía subí en el ritmo de mis embestidas, ella se abrazo a mi con sus brazos y piernas y empezó a gemir más fuerte y seguido.

    A rato yo note que me iba a correr y acelere más mis penetraciones.

    Me corro, me corro- dije yo.

    Corretee dentro de mi hermanito-dijo Eli.

    ¿Estas segura de que lo quieres dentro Eli?- dije yo.

    Si quiero notar el liquido prohibido de mi hermanito dentro de mi- dijo Eli.

    Entonces yo me corrí dentro de ella, ella para sentirlo más adentro me abrazo más fuerte con sus brazos y piernas.

    Al acabar aunque estábamos exhaustos ella se agacho y se la introdujo toda en su boca y empezó a chuparla a lamerla hasta que quedo limpia y reluciente.

    Nos tumbamos en la cama a descansar un poco, porque los dos aun queríamos seguir cogiendo.

    Al rato ya descansados ella me agarro mi pene con sus manos y la empezó a chaquetear hasta que lo vio tieso.

    Penétrame el **** hermano que quiero notar tu enorme pito en mi ****- dijo Eli.

    Vale si quieres tus deseos son órdenes- dije yo.

    Decidí que como era virgen tendría que lubricárselo primero para que no le doliera tanto.

    Primero le agarre sus muslos y se los separe y empecé a chuparle su ano con mi lengua cuando ya llevaba un rato con esa maniobra decidí parar.

    No pares que me encanta hermano- dijo Eli.

    Tranquila Eli que ahora continuo- dije yo.

    Decidí meterle un dedo, cuando ya lo tenia dentro empecé a moverlo.

    Cuando ya llevaba un rato moviendo mi dedo dentro de su ano ya notaba que se movía con más fluidez y decidí meterle otro, entro muy fácil, ella entonces empezó a gemir más alto y seguido. Al rato ya lo vi muy lubricado y decide penetrarla con mi pene.

    Te la voy a meter ya hermanita e iré con mucho cuidado para que no te duela- dije yo.

    No es necesario amor quiero notarlo de golpe en mi ano- dijo Eli.

    Me acerqué a su ano con mi pito cuando llegue puse la punta de mi pito y la penetré de golpe.

    Entonces empecé a penetrarla fuerte para que la notara bien adentro, ella continuaba gritando y gimiendo de placer.

    Joder esto es fantástico, que bien lo haces sigue así cariño- dijo Eli


    Entonces para poder cabalgarla y penetrarla más fuerte yo decidí sentarme en la cama sin sacársela, (quise repetir esa sensación tan deliciosa que Patri me había regalado).

    Entonces con mis manos le agarre sus fantásticas tetas, empecé a darle pequeños pellizcos en los pezones y a manosearlas.

    Sigue así, sigue así- dijo Eli.

    Al rato me iba a correr y le avise esperando que dijera "corretee en mi ano" pero en vez de eso ella se levanto se agacho y se la introdujo en su boca y empezó a chuparla y entonces me corrí.

    Ella se lo trago todo sin dejar escapar ni una gota y me la lamió hasta dejarla sin ningún rastro de mi corrida.

    ¿Te ha gustado Toni?- dijo Eli.

    Si mucho, ¿Y a ti Eli?- dije yo.

    Si mucho también, sobretodo que mi hermano me desvirgara- dijo Eli.

    Nos estiramos en la cama abrazados y nos quedamos dormido los dos.

    Fin.


    La Amenaza Elegante.
    [img]http://i43.tinypic.com/ic5qhi.gif[img]

  9. #109
    Novato
    Edita Tu Status OnLine!
     
    Avatar de arleking
    Fecha de ingreso
    04 feb, 09
    Ubicación
    Mexico City, Mexico, Mexico
    Edad
    23
    Mensajes
    48
    Temas
    1
    Points
    113 (0 Banked)
    Poder de reputación
    32

    Mi PRIMERA V3Z!!!!!!!!!!!

    Hola amigos, me motivé a escribirles este relato, ya que he leído muchos y en realidad ya quería hacer uno. Paso de contarles que esto sucedió recientemente un día de Marzo de este año.

    En mi casa vive mi mamá, mi papá, mi hermana, una ahijada de mi mamá de 18 añitos (Carola) y yo. Era un día como cualquier otro, salvo que esa noche yo me iba a quedar sólo en casa con Carola, ya que era la fiesta de mi hermana que salía del colegio…

    Eran alrededor de las ocho de la noche cuando llegué a mi casa, después de un trabajado y fatigador día. Sentí que alguien se estaba dando una ducha y silenciosamente me acerqué a investigar quien era, me acordé en ese momento que esa noche yo la pasaría solo con Carola, que estaba muy buena por lo demás.

    Yo le venía echando el ojo hace como 3 años, ya que ella se vino a vivir con nosotros hace 4 años para poder estudiar, ya que en donde vivía no existía una escuela que le gustase, en fin ella estaba en mi casa y yo la deseaba desde el primer momento en que la vi; no es para menos ya que a los 18 años ella ya está bien formada, tiene unas grandes tetas, un buen ****, pelo negro, ojos café oscuro, sobre todo resaltan sus tetas cuando sale de la ducha en toalla solamente.

    Yo una vez que iba a mi pieza, sin querer miré para su pieza y la vi completamente desnuda y mi polla esa vez se me paró al instante y desde ahí cada vez que converso con ella me pasa lo mismo. Pero en fin, ella estaba en la ducha y yo desde hace algún tiempo estaba planeando observarla cuando se estaba duchando por la ventana que da hacia él, una ventana muy alta, que es necesario subirse sobre una silla para poder observar.

    Como Carola pensaba que estaba sola se bañaba tranquilamente, sin pensar que era observado por alguien, menos por mí; acerqué una silla y sin pensarlo dos veces me asomé por la ventana del baño. Ahí estaba ella tal como vino al mundo, desnudita, en ese momento fue cuando pudo observarla completamente y a mi gusto, ya que se estaba secando sus tetazas, que eran muy bonitas por lo demás, se secaba el **** y luego se pasó la toalla por la conchita.

    Fue ahí cuando sin querer a mí me salió un quejido a lo que se dio cuenta Carola que estaba siendo observada, pero no dijo nada, al contrario abrió la puerta del baño para saber de quien se trataba, en mi turbación, no pude hacer nada sólo que me quedé “congelado”. Al abrir la puerta ella se dio cuenta de que era yo el que la observaba, no dijo nada, sólo que me bajé de la silla para empezar a explicarle lo que hacía allí, es más ni siquiera me animaba a modular palabra alguna.
    Ella agarró por mi pantalón mi polla que parecía que iba a reventar, yo estaba muy sorprendido por tal hecho a lo cual me bajó el cierre del pantalón y empezó primero a masturbarme, hacia arriba y abajo, pero luego se introdujo mi ***** en sus carnosos labios y empezó a chupármela, yo en ese momento no dije nada y solo atiné a sacarle la pequeña toalla que cubría su hermoso cuerpo, al terminar de sacarla yo quedé con la boca abierta al ver semejante maravilla de la naturaleza.

    Ella me dijo: “Vamos toca no más”, y yo sin pensarlo por un segundo empecé a tocarle su **** y meterle la mano entre las piernas, tal cual como lo había visto en una película porno unos días antes…

    Pero allí no quedó todo porque ella me tomó de la mano y nos dirigimos a mi pieza, allí quedamos tendidos en la cama los dos a lo cual casi instantáneamente pusimos nuestros cuerpos en la posición 69 y empezarnos a lamernos nuestros genitales mutuamente, debimos haber estado en esa posición unos cinco minutos, ya que mi excitación era tal que me corrí dentro de su boca y ella como si fuera una verdadera **** se bebió toda mi leche.

    Luego ella se puso en cuatro y abrió suavemente sus piernas, dejando al descubierto su depilada y virgen conchita, en ese momento yo me puse detrás de ella y con su mano ella me dirigió a su secreto orificio. Cuando estaba todo listo ella me dijo: “Vamos empuja con toda tu fuerza”, yo aún algo tímido e inexperto en esto, torpemente le introduje mi pene lentamente hasta llegar más o menos a la mitad de su tamaño.

    Ella se retorcía de dolor a lo que me decía ¡Sácamelo!, yo hice caso omiso a eso ya que si ella empezó se tendrá que aguantar, empecé un desesperado mete-saca con lo cual al cabo de unos segundos mi pene estuvo con todo su esplendor dentro de Carola…

    Ella en ese momento ya gritaba de placer, con lo cual yo me excitaba aún más y me decía: sigue, sigue, no pares, te quiero sentir dentro de mí.

    Yo no podía más así que me retiré de su estrecha vagina y eyaculé por sobre su espalda, pero mi pene no bajaba, como un niño que quiere su mamadera, Carola tomó con sus manos mi pene y nuevamente lo empezó a chupar con una energía extraordinaria, pero mayor fue mi sorpresa cuando sin darme cuenta yo estaba tendido en la cama y ella se aprontaba para sentarse en mi pija.

    Luego de clavarse lentamente la barra de carne caliente, empezó a cabalgar como desenfrenada a lo cual yo le decía que no parase, en ese momento ella sintió su primer orgasmo el cual lo gritamos juntos. Después de habernos calmado, nos besamos para poder reponernos de lo sucedido ella me dijo que siempre me había deseado a lo cual yo le respondí que también.

    Me llamó la atención que después de sacar mi pene de su vagina estaba rojo a lo cual me di cuenta que era sangre, pero ella me dijo no te preocupes ya que la primera vez es así. Me dijo que en cuanto tengamos otro tiempo nos echaremos varios polvos más, por lo cual espero ansiosamente ese día.


    [img width=333 height=100]http://photos2.hi5.com/0089/054/869/7EzVY6054869-02.jpg[/img]

  10. #110
    Toluco de Cabo San Lucas
    "Con Actutud Posistiva y
    todo para adelante"
     
    Avatar de jjaurez
    Fecha de ingreso
    26 may, 06
    Ubicación
    En alguna parte dentro de Mi Farmacita Nacional
    Mensajes
    2,051
    Temas
    143
    Points
    376,284 (0 Banked)
    Regalos Ensalada
Gift received at 19/03/2014, 20:53 from LiLy
Mensaje: por la ensalada del post de las rolitasGlobos de Corazón
Gift received at 14/02/2014, 19:35 from LiLy
Mensaje: UN REGALITO PA TI EN ESTE DIAJarochos Fan
Gift received at 05/01/2014, 14:50 from JaNCeK ®Guantes de Boxeo
Gift received at 24/11/2013, 14:45 from necris
Mensaje: Trivia – BOX – GanadorBalon de Fútbol Nike
Gift received at 22/11/2013, 21:25 from JaNCeK ®Calavera
Gift received at 04/11/2013, 18:08 from necris
Mensaje: Por tu participación con una calaveritaEsfera Dragon
Gift received at 30/09/2013, 17:11 from necris
Mensaje: Gracias por tu voto!Bandera Pirata
    Awards Soccer MedalModerador Destacado - Nivel VIPTrofeo Primer Lugar - Ganador de la Trivia de BOXKarma AwardTrofeo Primer Lugar - Muchas Gracias por participar con tu Canción
    Poder de reputación
    111

    Lo hicimos aunque había gente

    Ya hacia dos meses que habíamos cortado luego de casi un año de novios pero como todavía ninguno salía con otro entonces nos seguíamos divirtiendo juntos. Además, dado que estudiábamos lo mismo seguíamos estudiando juntos, lo que nos daba bastante tiempo para estar juntos. Estábamos un día estudiando por la mañana en casa, y como muchas veces nos fuimos a tirar al sofá (que tiene lugar para 1 solo) . Ahí empezamos, a besarnos, a tocarnos como muchas veces aunque había que hacerlo con cuidado, porque estaba la señora que limpia en mi casa.

    Sin embargo ella ese día, y a diferencia de los demás días, estaba descontrolada y no le intereso que hubiese gente en casa. Entonces sin esperar un segundo se bajo un poco los pantalones y estando boca abajo me dijo: "métemela toda, pero por adelante, ojo!!!"

    No me quedo otra que obedecer así que en silencio me monte sobre ella, me baje un poco los pantalones y la penetre. Estuvimos un rato así meta y saque hasta que los dos acabamos.

    Una vez ahí, ella pareció tomar conciencia de lo que habíamos hecho y me pidió que me visitiera, mientras ella se vistió y se fue al baño.

    Una vez que volvió del baño seguimos estudiando pero ambos todavía estábamos con ganas de seguir, y no tardamos mucho en continuar. Me acerque a ella para preguntarle una cosa pero no pude mas que agarrarla, levantarle la blusa y empezar a tocarle sus hermosos pechos. Luego le desabroche el corpiño y le comencé a chupar las tetas como si fuese un bebe. Para ese entonces ella estaba tan caliente que explotaba entonces sin decir nada me detuvo y me bajo la bragueta del pantalón, me lo desabrocho y se metió mi ***ga en la boca. Así estuvo un largo tiempo, infinito para mi y de pura satisfacción. Yo ya no daba mas y quería acabar pero no quería hacerlo en su boca porque además quería cogerla entonces le saque mi ***ga de su boca, la agarré levantándola de la silla en donde estaba y la lleve nuevamente al sofá.

    Allí y sin importarme la gente que estuviera en mi casa, le baje los pantalones y la tanga de un solo movimiento y me abalancé sobre su concha. Se la estuve besando, tocando, chupando y acariciando un largo rato. Jugando con su clítoris hasta que ella tampoco dio mas. Ella se estaba conteniendo de gritar o cosas así porque había gente en casa.

    En ese momento me pidió por favor que se la metiera porque no aguantaba más. Entonces me puse junto a ella y se la meti de un movimiento. Cogimos y cogimos hasta acabar ambos pero me quede dentro de ella un rato más hasta que mi ***ga se bajó por completo. A ella eso le encanta y es rico quedarse un rato más dentro.

    La sorpresa me la lleve cuando la saque de dentro de ella ya que ella se bajo hasta la altura de mi ***ga y la comenzó a acariciar primero, para luego cuando ya estaba levantando, metérsela en la boca nuevamente. Me la chupo hasta que estuvo nuevamente totalmente parada. Para ese entonces yo ya tenia ganas de metérsela y le decía que la quería coger, pero ella estaba muy concentrada en chuparla e ignoraba lo que yo decía.

    Cuando la agarre para cogerla no se porque se me dio por mirar la hora y me di cuenta que estábamos muy cerca a la hora que llegan mis padres así que nos tuvimos que vestir rápido y quedarnos ambos muy calientes a pesar de todo lo que habíamos vivido a la mañana.

    Comimos en casa juntos con mis padres y luego apenas terminamos de comer salimos de casa con la excusa de que teníamos que ir a estudiar y nos fuimos a un motel para terminar lo que había quedado pendiente de la mañana...

    Creditos a quien Corresponda



    A sus Ordenes en BCS
    En Mi Farmacita Nacional le vamos al TOLUCA

Página 11 de 21 PrimerPrimer ... 789101112131415 ... ÚltimoÚltimo

Visitors found this page by searching for:

pornorelatos

relatos porno los viejos nos culeanhttp:www.jarochos.netjportalrevistas-no-famosasmejores-porno-relatos-2662index13.htmlhistorias porno de trios entre madre e hijoshttp:www.jarochos.netjportalrevistas-no-famosasmejores-porno-relatos-2662me coji a la esposa de mi hermano que esta enestados unidos relato eroticoRelatos porno infAntilcasadas putas mando verga y cojiendo con familiaresrelato porno de albañilrelatos porno falda hijarelato porno olor a papo y culorelatos eroticos de inciestorelatos jugando Papa y mama mi hermanito xxxrelatos de incesto infantilpenetre vagina semen eyaculaba dentro relatos preñadarrelatos.porno.dadolecentesrelatos porno de infielesporno relatos sobrinasrelatos chupando chichisrelatos de incesto empese a culiar a mi hija desde los 4anosrelatos calientes tengo 18 años mi papa me enseña a depilarme la concha y me calientagoglerelatos cahondos de maestrashermanami mujer jadeaba al sentir como era forzada su concha por aquel enormee cabezon...relatos eroticosrelatos reales teniendo con mi hija xxx
SEO Blog

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104