Bueno compas aqui les dejo otra leyenda mas para que entretengan un rato, esta historia es originaria de San Vicente Piñas, Putla en el estado de Oaxaca.

chequen y comente. saludos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Los Naguales.

En un pueblo llamado San Vicente Piñas, municipio de Santa Maria Zacatepec, distrito de Putla, ubicado en la región sierra sur del estado de Oaxaca, ésta es una de sus leyendas o anécdotas.



Según lo que cuentan las personas fundadoras del pueblo acerca de los naguales:

Se dice que los naguales se les llama a los animales que su alma es gemela a una persona, o sea que el animal no puede vivir sin la persona y la persona tampoco puede vivir sin el animal.

Para que una persona pudiera tener un nagual, debía de hacer lo siguiente:

Cuando una mujer tenia a su hijo (a), lo llevaban al campo en donde existían diversos animales y dejaban al bebe en un lugar solitario claro sin perderlo de vista, el papá o la mamá que llevaba a su hijo se quedaba vigilando para ver que animal iba a ser su nagual, el animal que se acercara junto al bebe y lo lamiera, ese era su nagual, esto lo hacían con la finalidad de que su hijo tuviera doble vida y adoptara las habilidades que el animal poseía, dicen que la persona podía convertirse en el animal que fuera su nagual, estos seres (persona-animal) convivían constantemente, y su punto de reunión era donde se conocieron o dicho de otra forma donde el animal conoció al bebe, la gran desventaja de esto era que si el animal moría la persona también tenia que morir, en los casos en que el animal se encontraba en peligro llamaba a la persona para que fuera en su auxilio, la forma de comunicase era por medio de presentimientos.


En el pueblo existe un relato sobre una mujer que su nagual era un guajolote, esta persona por lo regular siempre vestía de negro, salía de noches a recorrer las calles del pueblo convertida en guajolote, muchos individuos la veían pero no le daban importancia ya que no pensaban que fuera en realidad un ser humano, se escuchaban comentarios acerca de esto pero la mayoría del pueblo no creían que fuera cierto que tuviera un nagual.



Una noche un señor de la población salió de cacería, y al regresar como eso de la 1:00 am. Vió a lo lejos a un guajolote que estaba en el camino como a unos 200 m de distancia y decidió preparar su arma y le disparó, pero el hombre se quedo muy sorprendido cuando el guajolote grito con una voz de ser humano y extendiendo sus alas, voló hasta donde el individuo no lo pudo seguir.

Al amanecer la gente del pueblo se encontraba asustada por lo que había sucedido, pues habían encontrado a la mujer muerta en su domicilio, lo raro es que no tenia ningún rasguño y no sabían que le había sucedido, pero a su lado se encontraba el guajolote muerto con una bala en el pecho, fue entonces cuando se dieron cuenta de que su nagual en realidad era el guajolote.